Buscar

Kalandraka publica Sueños de volar, una reflexión sobre el arte de la escritura

Exquisito trabajo sobre el misterio de la creación el que nos presenta Teresa Marques y Fátima Alonso en Sueños de volar, publicado por Kalandraka.

Kalandraka publica Sueños de volar, una reflexión sobre el arte de la escritura
Sueños de volar/ Kalandraka
Sueños de volar/ Kalandraka

Firma

Manuel García Pérez

Manuel García Pérez

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia y licenciado en Antropología por la UNED, Premio Nacional Fin de Carrera, fue coordinador del área de Sociedad y Cultura de MUNDIARIO. Docente, investigador y escritor de narrativa juvenil, su última obra es el poemario Luz de los escombros. Actualmente es columnista y crítico de MUNDIARIO.

Una constante persecución de un mundo ingenuo donde es posible estar indefenso, una fábula sobre la creación y su fracaso, sobre el miedo a soñar y sentir que, en ocasiones, la imaginación puede ser un lastre antes que una liberación.

Exquisito trabajo el que nos presenta Teresa Marques y Fátima Alonso en Sueños de volar, publicado por Kalandraka. Resonancias pictóricas al primer Picasso y a Archimboldi se combinan con breves aforismos que conducen a una profunda moraleja sobre el misterio de escribir, de buscar en la creación una forma de evadirnos de la realidad: una joven se atreve a cruzar el espejo para hallar su espacio imaginario, un tributo a Alicia en el País de las Maravillas, un encantamiento sobre el poder disuasorio de la danza, la música y las palabras sin otro fin que explorar más allá de los que conocemos.

Pese a la brevedad del texto, su concisión es una reflexión filosófica que va más allá de la anécdota de una muchacha que quiere creer en las hadas. En el origen de este trabajo subyace algo mucho más misterioso e iluminador: la escritura como forma de entender una naturaleza soñada, los paraísos artificiales, un crisol de lecturas donde arte y teoría literaria conjugan un inteligente efectismo que supera los umbrales de la infancia para adentrarse en los entresijos de la necesidad de escribir.

No hay otra forma de desafiar los límites de nuestro mundo con el fin de poder volar.