Buscar

Ignacio Cembrero: 'Hay muy poca prensa independiente en Marruecos'

La prensa no está ahí, en general, para ensalzar a los gobiernos, a los regímenes, sino para señalar lo que no funciona, comenta este periodista en su entrevista dedicada a Hespress. 

Ignacio Cembrero: 'Hay muy poca prensa independiente en Marruecos'
Ignacio Cembrero. / Mundiario
Ignacio Cembrero. / Mundiario

Firma

Khalid Mellouk

Khalid Mellouk

Profesor de español, traductor y periodista. Colaborador de MUNDIARIO.

La prensa no está ahí, en general, para ensalzar a los gobiernos, a los regímenes, sino para señalar lo que no funciona, comenta este periodista en su entrevista dedicada a Hespress.

 

MUNDIARIO ha hablado con Ignacio Cembrero, un periodista español que conoce Marruecos a fondo.

- Algunos lectores en Marruecos te conocen pero otros no. ¿Puedes decir quién es Ignacio Cembrero? 

- Un veterano periodista español que se dedica desde hace ya 15 años a escribir del norte de África y, especialmente, de Marruecos que es un vecino importante de España y de la Europa del sur.

- Tus lectores marroquíes ven que la mayoría o  casi la totalidad de tus artículos escritos sobre Marruecos tienen la finalidad de transmitir “lo negativo”. ¿Cómo lo valoras?

- Cuando estudiaba periodismo, en París, me enseñaron que los trenes que llegan puntuales no son noticia y que aquellos que tienen retraso sí lo son. La prensa no está ahí, en general, para ensalzar a los gobiernos, a los regímenes, sino para señalar lo que no funciona. La prensa tiene que ser crítica con todos los poderes y más con aquellos que tienden a ser hegemónicos. Es así como concibo el periodismo en democracia.

- A pesar de que Marruecos es algo así como un tema de política interior en España, ¿a qué se debe esta “obstinación” de escribir sobre Marruecos y de ser un especialista del tema marroquí? ¿O lo que igual: ¿no existen otros polos de atracción informativa para los españoles?

- Hay otros muchos polos de gran interés informativo y hay otros periodistas que los cubren. En España, con la crisis, han surgido todavía muchos más polos. Yo no me describo como un “especialista” en nada. Ahora bien, sí creo que el dedicarse a un área concreta es rentable en el periodismo. Prueba de ello es la larga lista de exclusivas que he sacado, por ejemplo, en 2014 desde la interceptación del yate del rey Mohamed VI en aguas de Ceuta hasta el origen geográfico de los marroquíes que viajan a Siria para luchar en las filas del Estado Islámico y otros grupos radicales.

- Tras publicar “El informe del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo”, algunos medios de comunicación marroquíes te acusaron de ponerse del lado de El Polisario y de servir los intereses de personas dudosas…

- No veo en qué consiste la pregunta. Me acusan de muchas cosas…, pero sin aportar pruebas.  También el Polisario cortó un tiempo relaciones conmigo por hacer un reportaje sobre una de sus cárceles. Si mi trabajo molesta a unos y a otros es que lo estoy haciendo bien.

- Tu colgaste un video del Al-Qaeda en tu blog de El País. Algo que Marruecos o por lo menos los oficiales interpretaron como apología al terrorismo. ¿Cómo lo explicas?

- Claro, lo colgué yo como lo colgaron las webs estadounidenses especializadas en terrorismo como SITE, Tracking Terrorism, etcétera. Me gustaría que el señor Benkirane explique por qué me denunció a mí y a El País y no a esas webs de EE UU. ¿Se lo podría preguntar Hespress? Estaría muy agradecido a Hespress si le hiciese esa pregunta. Lo colgué porque revestía gran interés: era el primer vídeo de AQMI íntegramente dedicado a Marruecos, tenía una lectura española (Droudkel aconsejaba a los jóvenes no emigrar a España) etcétera. El vídeo es información que merece ser analizada. Eso es lo que hice en la pieza explicativa que acompañaba al vídeo. Publicarlo no es ni mucho menos compartirlo. Antes y después de colgar ese vídeo he publicado otros muchos de terroristas porque me han parecido interesantes. Es más, dar a conocer algunos de ellos creo incrementa el rechazo al terrorismo.

- Entonces anulaste un viaje a Marruecos para participar en un encuentro sobre “los medios de comunicación y la primavera árabe” y dijiste que te sentías presionado. ¿Puedes decir de qué presiones hablabas?

- De todo tipo de presiones de las que aún es pronto para dar detalles.

- El Gobierno marroquí  ya te denunció y la Audiencia Nacional española aceptó la demanda. ¿A dónde llegó este asunto?

- El Gobierno de Benkirane me denunció en la Fiscalía General del Estado, pero se  archivó el 12 de junio. Benkirane me puso entonces una querella en el juzgado de guardia de la Audiencia Nacional que el juez archivó el 18 de agosto. La sala tercera de lo penal de la Audiencia Nacional le pidió al juez, el 30 de octubre, que reabrirá el caso para investigar un poco más. El juez nos llamó a declarar el 15 de diciembre a mi ex director y a mí. Aceptamos también responder, aunque no teníamos obligación, a las preguntas del abogado de Benkirane. Ahora confío en que el juez vuelva a archivar la querella marroquí, pero también creo que el abogado de Benkirane seguirá recurriendo.

- Dijiste en una ocasión que “el letrado de Marruecos es muy caro y le va a costar un dinero al contribuyente marroquí”. ¿A qué se debe esta evaluación y a qué fin se destina?

- He leído cifras, en la prensa marroquí, sobre la minuta que cobra el abogado José Luis Sanz Arribas. No sé si son verdad. Sea mucho o poco lo que cobra me parece que el Estado marroquí podría gastar mejor sus dineros en otras cosas y no en ponerme querellas. Lo que sí sé de ese  letrado es que ha defendido a mafiosos (Giovanni Greco) y a traficantes de armas (Monzer Al Kassar) extraditados a Italia y a Estados Unidos. ¡Curiosa elección por parte de Benkirane! ¿No había en España ningún otro abogado que hubiese defendido a delincuentes menos gordos?

- ¿Abandonaste El País o este último prescindió de ti?

- Me marché yo.

- ¿Lo hiciste por no sentirse apoyado en este calvario?

- Lo hice porque no se puede cambiar a un periodista de la tarea a la que se dedica –me pasaron en febrero al equipo de reporteros del periódico del fin de semana- cuando le ponen una denuncia para presionar al medio de comunicación para el que trabaja. Dije que aceptaría cualquier cambio de destino una vez que se archive la denuncia, pero no antes. La dirección del periódico no aceptó mi propuesta. Tenía una enorme prisa por cambiarme de destino en la redacción. Tuve entonces claro que no podía seguir trabajando en El País.

- ¿Ahora te sientes conforme con el equipo editorial de El Mundo?

- Me siento bien tratado en El Mundo.

- Como especialista en temas marroquíes, ¿ves que hay algún retroceso en materia de derechos humanos y libertades en Marruecos?

- Por supuesto y sólo podré dos ejemplos. La AMDH es la más seria de las organizaciones de defensa de los derechos humanos en el mundo árabe. La AMDH denuncia que nunca ha tenido tantas dificultades para trabajar en Marruecos como ahora. Hubo un tiempo en que había una prensa independiente formaba por As Sahifa, La Journal, Demain, Al Jarida al Oula, Lakome. ¿Dónde están todos esos medios? ¿Dónde están los medios que narren y analicen los documentos tan interesantes que saca a la luz Chris Coleman en Twitter? Hay muy poca prensa independiente en Marruecos, pero si le sirve de consuelo sucede casi lo mismo en España.

- ¿Qué quieres decir a tus lectores marroquíes en Facebook?

. De Facebook y de Twitter porque no sé dónde tengo a más lectores marroquíes. Les diré primero que es un privilegio tener a tantos lectores marroquíes. Añadiré en segundo lugar que me enriquezco cada día leyendo sus comentarios e intercambiado, a veces, noticias y reflexiones con ellos. Aprendo con todos, incluidos aquellos que me critican. Les rogaré, por último, a ellos y a otros amigos que no son marroquíes sino argelinos, sahrauis independentistas etcétera, que no insulten e injurien nunca cuando escriban en mi muro. Pido a los unos y a los otros que se respeten mutuamente. El diálogo entre hombres de buena voluntad conduce a la paz.