Buscar

Habitación 300: La filosofía hippie debería resurgir para adornar nuestras calles

Me pregunto si habrá rueda de prensa, alguna rúbrica en la rendición de ETA. Vengo de los años 90, hay cosas que no me han explicado.

Habitación 300: La filosofía hippie debería resurgir para adornar nuestras calles
Noticia de un suceso.
Noticia de un suceso.

Firma

Paula Cascallar

Paula Cascallar

Se define como escritora ambulante y publica sus relatos literarios en MUNDIARIO, donde mantiene la sección Habitación 300.

En tiempos de paz no hay fechas. Quizá conserves el día en que te estrenaste o un cumpleaños que celebraste con tus padres, pero no habrá acontecimientos que nos superen. Seremos las iniciales de un fichero inaccesible para nuestros tataranietos, e incidencias de un proyecto consumado.

Me pregunto si habrá rueda de prensa, alguna rúbrica en la rendición de ETA. Vengo de los años 90, hay cosas que no me han explicado.

Hace tiempo que los españoles hemos caído al umbral de la pobreza, ahora nos matan de hambre. Afortunadamente, tenemos línea telefónica mediante la cual el Estado da cuenta de nosotros.

De modo que estamos celebrando un momento histórico, siempre y cuando estemos todos de acuerdo. ¿Cómo consiguió Zapatero converger las naciones de España? Considerado el mejor presidente de la democracia, éste apostó por derrumbar la economía por vías legales para que la ciudadanía tomase la Justicia como iniciativa.

Se fundó una “Nueva” Galicia, se silenció a la disidencia mediante perlas mediáticas, la insatisfacción del pueblo fue guiada por ofertas irrechazables. ¿Corrupción? ¿Están hablando de dinero? La nación o patria de algunos luce su bandera el día del patrón y del partido de la selección, instruye al espectador con antiguas artes de contención como al hijo se le da un cheque y al novato un padre.

Los estudiantes deberían gobernar, luego el dinero los corrompe. Si bien se tratase de estudiantes incorruptos e inofensivos, claro. Porque el joven al que hayan dado fuerte está protegido por la conciencia, y la conciencia es eso que no puede hablar.

Aunque nos manifestemos, tenemos una vivienda, nos damos un paseo de vuelta. Tenemos la suerte de no haber muerto por la causa, de modo  que tampoco así seremos importantes. ¿Para qué tanta solemnidad, Pablo Iglesias?─ El franquismo no es un trauma sino un tosco patriarcado, ¡eso viene de antes! De cuando los gobernantes se citaban en duelo y sus esposas los lloraban.

No me fío de esos estadios de fútbol para todo, atraen OVNIS. Lo sospecho porque hay gente que en el fondo es buena, tiene menos vistas, pero sabe enfermar.

Celebremos, pues, que no habrá guerra; que estamos viviendo tiempos de paz y amor a la americana y libres de Plan Marshall. Lamentemos a las víctimas deflagradas y a aquellas que nombran calles, y también a esos antepasados que se tragaban las patrañas de los reyes y trabajaban de sol a sol; celebremos un empleo como el economista John Nash se dio por acabado con su premio Nobel y un alta médica. Porque un sueldo es un chantaje, tus bienes te dominan y tú crees que es un mal voto. Mal por ti, votante, deberías entender que no pasará nada mientras seamos monarquía.

El ejército nos salvará de esta depresión generalizada: fletará aviones a Punta Cana, ayuda humanitaria para nuestras cagadas históricas, misiones puntuales a gusto del mercado… No nos faltará de nada, sólo debemos ser españoles, lo cual implica capital Madrid y “Córdobas” por todo el mundo. El sueño imperial que todo país y todo educador espera de los suyos; ya que el dinero es padre del capital, el banco es padre de tu cuenta corriente. Es así el sistema económico, en la vida no se permite un trueque: no puedes cambiar un bolso por un bebé ni una birra por una alianza. Ni puedes conseguir un empleo desposando a tu jefe…

1989, la vida sigue. ¿Qué nos queda? Años 90, ¿qué hacíamos? Los hijos de la orgía, la muerte y la destrucción, garantizarán el futuro de esta violencia contenida.