Buscar

El Ficcionario patrocina el Gran Premio Laszlo Biro de escritura boligráfica

En los años cuarenta del siglo pasado, Laszlo Biro inventó el bolígrafo al unir un tubo de plástico con tinta con una puntera sobre la que, cuando tocaba el papel, giraba una bola metálica.

El Ficcionario patrocina el Gran Premio Laszlo Biro de escritura boligráfica
Desfile del gato extranjero, de Lennie Mace (2005).
Desfile del gato extranjero, de Lennie Mace (2005).

Firma

Luis Calero

Luis Calero

Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Profesor de filosofía, ha publicado Catecismo pedagógico (Ed. Aguaclara, 1999), Ficcionario (Ed. Aguaclara, 2006) y Absurdo literal (Ed. Neopàtria, 2015). Colabora en MUNDIARIO, donde mantiene la sección El Ficcionario Ortográfico.

El Ficcionario de esta semana pone punto y final a la i con un número en el que se traza la evolución del lenguaje desde los sonidos puramente animales hasta la aparición del habla, que luego pudo fijarse en la escritura mediante el bolígrafo y convertirse en texto.

inbalidar. Considerar nulo un balido. Habrán de continuar los ensayos hasta la aparición del habla.

inbernar. Pasar el invierno en la capital de Suiza.

inbicto. Se dice del bolígrafo Bic que, en lo que va de temporada, nunca ha sido vencido en una competición de escritura. Una competición de este tipo, a diferencia de las expresiones meramente artísticas basadas en el uso del bolígrafo (que han desarrollado importantes artistas como Andy Warhol, Alberto Giacometti, Lennie Mace o James Mylne), abarca pruebas de corte más atlético como la duración del trazo (distancia en kilómetros que puede escribirse con su tinta) y su grado de resistencia (estado en el que quedan después de dejarlos caer de punta sin capuchón). Al Bic Cristal gel le siguen de cerca en la clasificación, ofreciendo muy buenas prestaciones, prototipos de las marcas Staedtler, Pilot y Stabilo. Al final de la competición, el ganador recibirá el Gran Premio Laszlo Biro, en honor del periodista húngaro afincado en Argentina que en los años cuarenta del siglo pasado fue el primero en unir un tubo de plástico con tinta con una puntera sobre la que, cuando tocaba el papel, giraba una bola metálica. Dicho de otro modo, en honor del inventor del bolígrafo.

inbocar. Llamar o dirigirse a un ser sobrenatural abriendo la boca, esto es, mediante el habla. Tal como surgen los rezos.

interoompir. (angl.). Molestar o detener el desarrollo de lo que alguien está haciendo en una habitación, a veces, iroompiendo. Para evitarlo, en el hotel colgamos Please do not disturb.

intextinal. Relativo a los entresijos de un texto.

inthuir. Capacidad para percatarse de cuándo hay que salir corriendo.

intosicar. Infectar el ambiente con una sustancia que provoca la tos.

intrankilo. Se dice de aquél a quien su peso le quita el sueño. Y, a su vez, sueña con quitarse el peso.

intransijente. Intolerante con las opiniones o creencias de los sijs.

Intrenet. Antes de que existiera Internet, uno de los modos por los que los habitantes de Valencia podían (y aún pueden) ponerse en contacto: utilizando determinadas redes ferroviarias.

inverbe. Muchacho que todavía no habla. Cuando ya no tenga pelos en la lengua, el inverbe correrá el riesgo de convertirse en un soverbio si utiliza su elocuencia de un modo arrogante para despreciar o humillar a sus interlocutores.

invihable. Proyecto encaminado a hacer hablar a las personas que de ninguna manera pueden hacerlo.

inzipiente. Zipi, cuando estaba prinzipiando.

iracional. Dícese del comportamiento en que se pierde el dominio sobre sí mismo y se acaba entregado a los arrebatos de la ira.

irakundo. Habitante de Irak poseído por la ira.

irrezistible. Carácter que tienen algunos rezos que no hay Dios que se les resista.

isavelino. Perteneciente o relativo a Avelino e Isabel.

isotopo. Con respecto a un topo, otro que ocupa la misma planta en las galerías subterráneas, diferenciándose tan sólo en la constitución y peso de sus átomos.

isovaras. Se dice de las ramas delgadas de los árboles que, una vez limpias de hojas, resultan de la misma medida.

ividem. (lat.). En notas o citas en que se especifica el minuto o segundos en que puede encontrarse lo referido de un vídeo, en el mismo lugar.

Iváñez. ¡Vaya forma de gravar inútilmente un apellido con el impuesto sobre el valor añadido!

ivera. La i verdadera, que ya vivía en España mucho antes que la latina o la griega.