Buscar

Google paga millones para que los académicos influyan en los políticos

Un informe de la Campaign for Accountability (CfA) revela que la empresa tecnológica financia trabajos de investigación poder influir en la opinión pública y en la política.

Google paga millones para que los académicos influyan en los políticos
Google, empresa. / RR SS.
Google, empresa. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

Campaign for Accountability (CfA) presentó un informe en donde revela que Google ha financiado 329 trabajos de investigación en EE UU, entre 2005 y 2017 cuyo objetivo final es poder influir en la opinión pública y en la política. Según datos de la CfA, los autores de los trabajos recibieron 4.300 y 350.000 euros para poder llevar a cabo sus investigaciones.

CfA detalla que Google utiliza estos artículos académicos para poder influenciar en su poderío como una de las mayores empresas tecnológicas y además superar cualquier reto regulatorio o antimonopolio. “Google utiliza su inmenso poder y riqueza para intentar influir en los legisladores a todos los niveles”, expresó el director de la CfA, Daniel Stevens. “Como mínimo, los reguladores deberían saber que Google les ha llevado el supuesto trabajo académico independiente en el que están confiando”.

El informe bautizado como Google Academics Inc., expresa que los beneficiados por las acciones de la empresa son académicos y economistas de grandes instituciones como Oxford, Edimburgo, Stanford, Harvard, MIT o el Berlin School of Economics.

La investigación también revela que Google se encarga de financiar estos trabajos de dos formas: la primera es directamente y la otra es a través de grupos o instituciones que pertenecen a la compañía. Aproximadamente, el 66% de los casos estudiados nunca especificaron su fuente de ingreso, mientras que el 26% fue financiado directamente por la compañía.

“Muchos académicos e instituciones con una larga historia en estudios de este tipo –sobre importantes asuntos como copyright, patentes y libertad de expresión– comparten nuestro apoyo a los principios de un Internet abierto”, expresó en su blog personal Leslie Miller, la directora de política pública de Google. “Les apoyamos para ayudarles a investigar más y difundir el conocimiento de sus ideas”, defendió la empresaria.

Además, la empresa atacó a CfA al asegurar que ellos no revelan sus fuentes de financiamiento, resultando irónico que ataquen a la empresa y a importantes académicos que sustentan sus datos en investigaciones fehacientes.

“Cuando se expone el mal comportamiento de Google, la compañía siempre apunta a otros. En lugar de desviar las culpas, Google debería abordar su historial de propaganda oculta, el cual sitúa a la empresa junto a las grandes petroleras y tabaqueras”, concluye Stevens sobre la respuesta de Google. Sin duda es un tema delicado que demuestra el poder que están adquiriendo las grandes empresas tecnológicas desde las sombras y que de alguna forma están influenciando en la vida humana.

 

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.