Buscar

El Ficcionario sustantiva formas imaginarias de los verbos haber, hablar y hacer

Una cosa es hablar y otra es hacer. Pero tratándose de haberes, las pequeñas empresas españolas pagan a sus trabajadores aproximadamente un 50% menos que las grandes. Razón de tamaño. 

El Ficcionario sustantiva formas imaginarias de los verbos haber, hablar y hacer
El salario de los segadores, de Leon-Augustin Lhermitte (1882).
El salario de los segadores, de Leon-Augustin Lhermitte (1882).

Firma

Luis Calero

Luis Calero

Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Profesor de filosofía, ha publicado Catecismo pedagógico (Ed. Aguaclara, 1999), Ficcionario (Ed. Aguaclara, 2006) y Absurdo literal (Ed. Neopàtria, 2015). Colabora en MUNDIARIO, donde mantiene la sección El Ficcionario Ortográfico.

El Ficcionario muestra en esta ocasión algunos de los sorprendentes resultados producidos al sustantivar y conjugar de manera extraordinariamente irregular determinados verbos.

habería. Desperfecto, generalmente ortográfico o de concordancia, sufrido por el verbo "haber", lo que impide su normal funcionamiento.

haberiguar. Investigar qué puede haberle pasado al verbo "haber".

haberno. Modo que tienen de referirse al infierno los que piensan que haberlo no haylo.

habersión. Rechazo o repugnancia que produce entre algunas empresas o empleadores pagar el correspondientes haber -o, más comúnmente, haberes- a sus trabajadores. Entre los que sí pagan existen, sin embargo, diferentes escalas salariales que varían dependiendo del tipo de empresa, el sector productivo e, incluso, la comunidad autónoma. De entrada, el primer factor a tener en cuenta es el tamaño de la compañía. En este sentido, según el último análisis salarial elaborado por la empresa de recursos humanos Adecco, durante el año 2015 el sueldo medio en las grandes empresas ascendió a 2.000 euros al mes, frente a los 1.362 euros de las pequeñas y medianas. Esto significa que las grandes empresas pagan a sus trabajadores aproximadamente un 50% más. Por sectores, tanto en las empresas pequeñas como en las medianas, el salario más elevado correspondió a la industria, con 1.546 y 1.999 euros mensuales, respectivamente. Sin embargo, entre las empresas de mayor tamaño, la remuneración más alta se produjo en la construcción. Los sueldos más reducidos, con independencia del tamaño de la empresa, se pagaron, por contra, en el sector servicios. Ahora bien, aunque el dinero que percibe un trabajador es un factor muy importante para determinar su grado de conformidad con la empresa, no es el único elemento a tener en cuenta. Además del salario económico existe también lo que se ha dado en llamar un "salario emocional", una forma de tratar al trabajador que no se traduce en dinero efectivo cada final de mes pero que repercute en beneficios para su salud física y mental. Flexibilidad horaria y teletrabajo, actividades para reforzar el sentimiento de grupo, áreas de relax en la empresa, reparto de beneficios entre la plantilla sin necesidad de ser accionistas, bonificaciones o seguros médicos privados son algunos de los interesantes componentes del "sueldo emocional".

Habilio. Nombre que significa "capacitado para manejar asuntos, personas o cosas". ¡Cuidado con él!

habitaminosis. Enfermedad producida por los malos hábitos.

habituallamiento. Proveer a los frailes, monjas y clérigos de los hábitos necesarios para llevar una vida conforme a los designios de la Providencia. Algo que, a sus ojos, en modo alguno satisfacen los impúdicos bañistas que pasean sus vergüenzas por la playa. De ahí la propuesta episcopal para que en las playas católicas se instalen frecuentes controles al menos de avitoallamiento.

hablación. Extirpación quirúrgica de los tejidos responsables de la producción del habla.

hablandar. Reblandecer el tono del discurso a medida que va andando el tiempo.

hablativo. El caso más parlanchín de la declinación.

hablución. Purificación ritual de las malas lenguas por medio del agua. Los padres de Juanjo Lines, que desde pequeño no hacía más que soltar  palabrotas, comprobaron que el remedio surte efecto: ya nunca dice “joder”. Y no hizo falta cortarle la lengua.

habrazar. Adherirse a la idea de que en el futuro Rusia será gobernada nuevamente por los zares.

hacentuación. Desempeño habitual de los profesores consistente en poner sobre las palabras de los alumnos las tildes que les faltan.

hacercaos. Llegad hasta mí y promoved el desorden.

hacertar. Adivinar el resultado ha cierto problema.

hacesorio. Dícese de lo que alguien hace sin hacer falta. Como sustantivar verbos e imaginar nuevas conjugaciones.