Buscar

¿Está la familia en crisis en Europa?

¿Se debe crear un programa de investigación europeo para analizar la crisis de la familia en Europa y que los ciudadanos y los expertos nos den sus sugerencias?

¿Está la familia en crisis en Europa?
Una familia. / RR SS
Una familia. / RR SS

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

Licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’ y escribe en MUNDIARIO.

¿Ante la enorme crisis de la familia, del matrimonio en el seno de la cultura occidental, no deberíamos plantearnos preguntas y cuestiones, soluciones posibles, datos, argumentos, para intentar disminuir dicho problema…?

> La mayoría de seres humanos están o estamos perdidos dentro de uno mismo, dentro de la sociedad, dentro de las ideas-culturas-concepciones, y vamos como ciego, titubeando y andando sin saber muy bien hacia dónde dirigirnos. Dicho de otro modo, sin conocer muy bien lo que somos y lo que deseamos. Y si ambas cosas, lo que creemos ser y lo que deseamos es lo más correcto o lo menos, si es eficiente o no lo es.

> Estamos perdidos y angustiados en un mar enorme de opiniones e ideas y sugerencias sobre todos los temas. Apenas sabemos lo que es verdad y lo que es menos verdad.

Lo cual crea por consiguiente enormes errores de actos, de deseos, de pasiones, de emociones, etc. Y por tanto, cometemos muchos errores, tanto con nosotros mismos, con los demás, en los demás…

Los padres o progenitores no tenemos conocimientos suficientes, en multitud de materias y áreas, que es necesario hoy saber sobre la vida  y la existencia.

Los progenitores y padres no tenemos suficientes conocimientos teóricos y prácticos a nivel ético y moral, de actuaciones en multitud de campos y áreas, sobre distintos niveles y realidades de la existencia.

La cuestión es cómo solucionar estos dos ámbitos o tipos de realidades. Los niveles teóricos, y los niveles prácticos.

Las entidades públicas y la sociedad civil y las entidades privadas y los individuos y todos los saberes ortodoxos que disponemos deberían dedicar personas y recursos materiales y económicos y humanos para el estudio de la crisis matrimonial y familiar, porque se está convirtiendo en una epidemia, si ya no lo es, al menos en Occidente, con una cantidad enorme de sufrimientos que están produciendo.

Se deben crear programas de investigación, a nivel nacional y continental y mundial, porque esto es ya una lacra social. Nadie se ofenda. Y las consecuencias, son enormemente complejas y sobretodo, producen enormes sufrimientos.

Al ver por televisión, tantos estímulos y tantas necesidades, y ningún individuo, ninguna familia, puede satisfacer todo. Entonces se crean enormes complejos y enormes frustraciones interiores, por lo cual, se va creando una insatisfacción creciente. De tal manera, que el ser humano, al final no está contento consigo mismo, ni con su familia, ni con la sociedad, ni con su Estado, etc.

A veces, pienso que se debería crear un Día Mundial sobre el éxito y el fracaso. De ese modo, todo el mundo sentiría que ha tenido éxitos en la vida, y todo el mundo ha tenido fracasos en la vida. Así los éxitos no serían tan grandes, ni los fracasos tampoco.

La crisis del concepto y de la práctica de la autoridad, una autoridad racional, moral y necesaria a y en todos los entes de la sociedad, sea en la familia, sea en la sociedad en sí, incluso en el Estado, en la escuela, en las empresas, etc.

Lo que lleva que todas esas entidades, empezando por el individuo, la familia, la escuela, las entidades laborales y de otro tipo, la sociedad, e incluso el mismo Estado está en crisis. Por multitud de factores, pero uno de ellos, es la falta de autoridad… Se ha pasado, de una concepción y práctica de una autoridad autoritaria, radical en muchos sentidos, a una autoridad tan débil, que ya es libertinaje, ya es la muerte de la autoridad en muchos sentidos…

La ola de sensualismo-materialismo-hedonismo-epicureísmo-relativismo-escepticismo que envuelve las culturas actuales, especialmente la occidental, hace que muchas personas caigan en un error moral o en otro. Y al caer una persona, un padre o una madre, desestabiliza esa célula familiar. Y de ahí surgen otros problemas y otras cuestiones…

Se debe por parte de las administraciones públicas, y las entidades privadas crear programas de investigación, de estudio, de análisis de estas realidades, para ver, cuales son los problemas, los modos de actuar las familias, las terapias y las soluciones.

La familia es esencial para el orden del individuo, para la misma familia, para la sociedad, para el Estado, por consecuencia, una inversión en estos temas, pueden producir multitud de bienes, por evitar males mayores, por incentivar bienes mayores.

Se evitarían muchos sufrimientos posteriores, muchos traumas, muchos errores, muchas angustias, y mucho gasto para la sociedad y el Estado, en forma de fracasos escolares, de psicólogos, de sistemas de salud, de construcción de más viviendas, etc.

Aprender de las ochocientas sociedades, según los sociólogos existentes en el mundo, qué soluciones aportan, que respuestas, qué problemas tienen, cuales son más reducidos y cuales son menos. Y de ahí aprender y aprehender soluciones, datos, argumentos, razones, etc.

No utilizar desequilibrar la familia, como parece que algunas ideologías realizan, aunque digan que no, porque los males para los individuos, la sociedad, el Estado puede ser enorme. No se puede por un lado, decir, que se defiende a la familia, y por otro lado, en nombre de otras razones o argumentos o fines o intereses, cribar el valor de la familia o de la inserción de individuos y familia…