Buscar

Europa pisa Marte tras un viaje de 496 millones de km. y siete meses de duración

El 19 de octubre, la misión ExoMars 2016 ha entrado en la órbita de Marte y, al mismo tiempo, el módulo Schiaparelli descenderá sobre la superficie del planeta.

Europa pisa Marte tras un viaje de 496 millones de km. y siete meses de duración
Marte visto desde la cámara web de la sonda Mars Express de la ESA el 16 de octubre de 2016. / Flickr VMC The Mars Webcam
Marte visto desde la cámara web de la sonda Mars Express de la ESA el 16 de octubre de 2016. / Flickr VMC The Mars Webcam

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

Por primera vez en la historia y tras un viaje de 496 millones de km. y siete meses de duración un módulo de la Agencia Espacial Europea ha logrado entrar en la atmósfera de Marte, exactamente lo ha logrado a las 16:42 hora española y descendiendo, en concreto, hacia el llamado Meridiani Planum.

Se trata del programa ExoMars cuya misión es investigar el entorno de Marte y probar nuevas tecnologías que allanen el camino de cara a una futura misión de recogida de muestras en Marte en la década de 2020.

El programa ExoMars incluye dos misiones: la primera consiste en un satélite y un módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje, cuyo lanzamiento se producirá en 2016, como así ha sido y es el que hoy está de actualidad en todo el mundo, y la segunda integra un vehículo de exploración que será lanzado en 2018.

ExoMars es una misión conjunta de la ESA y la agencia espacial rusa Roscosmos, y comprende el Satélite para el estudio de Gases Traza (TGO) y el módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje Schiaparelli. El 19 de octubre, la misión ExoMars 2016 ha entrado en la órbita de Marte y, al mismo tiempo, el módulo Schiaparelli descenderá sobre la superficie del planeta.  El TGO realizará un inventario detallado de los gases atmosféricos del Planeta Rojo, especialmente de los gases poco frecuentes como el metano, que implica que existe una fuente de corriente activa. Su objetivo es medir la dependencia geográfica y estacional del metano, para así determinar si procede de una fuente geológica o biológica.