Buscar

Efecto Washington Post: Pulso a los holdings familiares. En España, as always?

El 'Post' lleva transformándose ya durante unos años pero el querer hacer, en palabras de los Graham recogidas por Reuters,  “algo más que sobrevivir”, llevó a agilizar su venta.

Efecto Washington Post: Pulso a los holdings familiares. En España, as always?
La caída de Nixon fue propiciada por las informaciones de The Washington Post, en 1974.
La caída de Nixon fue propiciada por las informaciones de The Washington Post, en 1974.

Firma

Aida Soilán

Aida Soilán

Periodista. Colaboradora de MUNDIARIO, donde escribe la serie de artículos y entrevistas Retratos.

Como una película en blanco y negro empieza el guión protagonizado por varias familias con larga tradición en la empresa periodística local en EE UU; me refiero a la prensa que se ha organizado en sus inicios en torno a pueblos y ciudades. Ahora que debe avanzar la trama del film donde el talento mecanografiado que informa al mundo ya viaja a la velocidad de la luz, rectifico, a la velocidad de un tweet, se avecinan cambios en el mundo de los medios. Quizá no sean malos.

¿Tendrán las gafas 3D puestas? Nunca se sabe… Esas familias con las que empezaba la peli se han visto obligadas o han optado por vender a grandes inversores. Muchos son los casos que ya se han mirado en este espejo donde el efecto dominó parece imparable: El caso de los Chandles –Los Angeles Times-, los Cowles –Minneapolis Star Tribune-, los Copleys –San Diego Union/Tribune-, los Taylor –The Boston Globe- o los Bancrofts –Wall Street Journal-.

Uno de los grandes de verdad

Golpe de efecto a lo Spielberg, -siempre inquieta a la sala- ya no hablamos de periódicos locales si no que llegó el turno de uno de los grandes. El Washington Post se lo traga Amazon y el debate desconfigura la viejas brújulas; Internet lo cambia todo y desde los lectores, hasta los propios trabajadores están perdidos en este denso argumento. ¿El dueño de Amazon, Jeff Bezos, dará con el modelo de gestión que el periodismo precisa o se trata de un niño con juguete nuevo?

En 1995 nació Amazon marcando un antes y un después en el sector tecnológico, de la misma fuente en 2000 emana una agencia espacial que está a punto de mandar a turistas al espacio. Ahora se hace con el WP que junto al New York Times uno de los pilares de la prensa en EEUU. Fueron abanderados de casos como el Watergate -que le costó la presidencia a Richard Nixon en 1974-  y, hace un poco más de un año, –junto a la cabecera británica The Guardian- dieron luz al escándalo de espionaje de la Agencia Nacional de Espionaje con la ayuda de Snowden.

Cae toda una gran familia

Bezos comprará este diario por 250 millones de dólares, poniendo fin al dominio que tenía sobre este medio la familia Graham durante ocho décadas.

El Post lleva transformándose ya durante unos años pero el querer hacer, en palabras de los Graham recogidas por Reuters,  “algo más que sobrevivir”, llevó a agilizar el proceso de venta. La reducción de su venta impresa en un 7% hicieron concretar transacciones que marcan el camino del que parece difícil salir. The New York Times Company anunció que venderá, por 70 millones de dólares, el diario The Boston Globe. Hay más: La revista Newsweek –que este año dejó de publicarse en papel-  será adquirida por la compañía Digital International Business Times.

¿Y qué hay de lo nuestro?

Muy bien pero, ¿qué hay de lo nuestro? En España, la realidad, al menos la que hay de momento, es que periódicos como Tribuna de Salamanca, Público, Xornal de Galicia, El Adelanto de Salamanca, La Voz de Asturias, A Nosa Terra, Diario de Huelva... cierran y no hay Amazon que a lo Spiderman llegue para salvarlos.

Parece que el e-commerce termina con los 80 años de los Graham. No sé ustedes, en mi caso necesito uno de esos flashbacks que regresan a un punto en el que, de repente, lo entiendes todo; aparece alguien que nos dibuja el cómo: “Una cosas es ser escéptico o realista, pero es muy diferente ser cínico, una actitud incompatible con el buen periodismo”, decía R. Kapuscicinski. Vamos, aquí, Cebrián y Pedro J. seguirán as always. ¡Ah! Se olvidaba decirles, todo depende de la saga y ésta, para bien o para mal… continuará.