Buscar

El Ficcionario detalla diferentes maneras en que los "mossos" pueden derramar lágrimas

La actuación de los Mossos d'Esquadra con ocasión de la celebración en Cataluña del referéndum ilegal del 1-O, desentendiéndose en la práctica de su obligación judicial de impedir la convocatoria, fue para echarse a llorar.

El Ficcionario detalla diferentes maneras en que los "mossos" pueden derramar lágrimas
El president Puigdemont en un acto de reconocimiento de la labor de los Mossos d'Escuadra. / La Vanguardia.
El president Puigdemont en un acto de reconocimiento de la labor de los Mossos d'Escuadra. / La Vanguardia.

Firma

Luis Calero

Luis Calero

Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Profesor de filosofía, ha publicado Catecismo pedagógico (Ed. Aguaclara, 1999), Ficcionario (Ed. Aguaclara, 2006) y Absurdo literal (Ed. Neopàtria, 2015). Colabora en MUNDIARIO, donde mantiene la sección El Ficcionario Ortográfico.

El protagonismo, casi exclusivo, de Cataluña en el panorama informativo de las últimas semanas se traslada, senyores i senyors, hasta el presente número del Ficcionario. No olviden, sin embargo, que el propósito de engaño se extiende por todos lados mediante la propagación de falsas noticias o, a través de la difusión de imágenes sesgadas, de noticias a medias.

lacrimosso. (cat.). Se dice del agente de la policía autonómica de Cataluña que, embargado por alguna emoción incontenible, como no poder hacer nada por salvar a las víctimas de un atentado (recordemos el último de ellos, terrible, acaecido en Barcelona), llora. O también del que, con ocasión de algún disturbio, como las protestas multitudinarias en esa misma ciudad contra la reforma laboral y los recortes del Govern en marzo de 2012, mueve a llanto entre los manifestantes cuando emplea gases lacrimógenos para su dispersión. Hasta aquí las definiciones consolidadas y bien establecidas del término. Los últimos acontecimientos de Cataluña y el protagonismo alcanzado por los mossos a raíz de la celebración del referéndum ilegal del 1-O han añadido, no obstante, una acepción más al concepto: lacrimosso es el agente cuya actuación, desentendiéndose de su obligación judicial de impedir la convocatoria, fue para echarse a llorar. De alegría, según los independentistas, como prueba irrefutable de que la policía está con su pueblo; de pena, según los defensores del orden constitucional, al comprobar cómo con su inacción fueron capaces de traicionar incluso a sus compañeros guardiaciviles y policías nacionales. La torpeza de los dirigentes políticos del Ministerio del Interior ordenando intervenir a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, ante la pasividad de los mossos políticamente inducida por el Govern de la Generalitat, propició la foto más deseada por el independentismo: la de un Estado español represor impidiendo el ejercicio de un derecho democrático a un pueblo oprimido y sojuzgado. Todo para que, al final, quien quiso votar pudiera hacerlo, tantas veces como le dio la gana.  

ladylla. (angl.). Piojo (Pthirus pubis) cómodamente instalado en el vello púbico de las señoras de la nobleza inglesa. No me pregunten por qué.

lahismo. Práctica lingüística consistente en el uso del adverbio "ahí" en aquellos casos en que debería emplearse "hay" o "ay". Se puede prevenir memorizando esta antigua fórmula, que a mí me enseñó en 6º de EGB don Esteban González Alcón, apreciado maestro de la concisión en la lengua: «Ahí hay un hombre que dice "ay"». ¿Como fingida exclamación o quizá porque la policía le está zurrando?

lalletano. (de llet, leche). En Cataluña, dícese de alguien que es la leche.

Lanjarrón. Famoso pueblo granadino del que manan jarrones y jarrones de agua. No podía chorrear menos tratándose de la Alpujarra.

lapida. Losa sobre la que se ha grabado una inscripción conmemorativa en la que falta una tilde. Pídala.

largomeztraje. Traje largo de la señora Gómez.

lasante. Medicamento que toma el Sr. Lasa cuando se encuentra estreñido.

lasar. Hacer que las personas estreñidas produzcan evacuaciones intestinales rápidas bajo la simple amenaza de sentarlas en una parrilla al fuego.

latinfundio. Noticia falsa que, expresada en latín, se propagaba por las grandes extensiones del Imperio romano. Cuando se quedaba en el hortus intra domum referíase mininfundio. Hoy, gracias a la globalización de las comunicaciones, los bulos o infundios (fakes news, en la nueva terminología de la comunicación) se difunden vertiginosamente a través de internet por todo el planeta. Los propósitos con los que se ponen en circulación varían según los casos: dañar la reputación de alguien o alguna institución, criticar la acción de algún gobierno para desestabilizarlo, como reclamo propicio para conseguir más clics y, por ende, más ingresos publicitarios de una página web o, simplemente, con intención humorística.

latrozinio. Acción atroz de un ladrón.

lavabajillas. Moderno electrodoméstico que sirve para limpiar con agua y jabón a las personas de estatura más bien escasa (las de estatura normal no caben) cuando se ensucian después de las comidas. Su utilización, aparte de ser claramente discriminatoria, podría constituir un acto de salbajismo.

laverinto. Dédalo construido en el municipio orensano de Verín.

lavorar.  Trabajar lava que te lava en una lavandería.

lavoratorio. Lavadero en el que los científicos que hacen la colada a las industrias del detergente experimentan cuál deja la ropa más limpia, para que Vd. pueda luego comprarlo y comprobarlo.

laycista. Al margen de toda confesión religiosa, firme partidario de las patatas Lay's.