Buscar

Colonizar el mar, el próximo paso de la humanidad

Crear ciudades flotantes que sean autónomas y funcionen como naciones completamente independientes será posible y podrían estar listas para el 2050.

Colonizar el mar, el próximo paso de la humanidad
Islas Flotantes. / Instituto Seasteading.
Islas Flotantes. / Instituto Seasteading.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Twitter: @mundiario

Con el inminente paso del cambio climático, los niveles del mar han ido subiendo poco a poco, cuestión que pone en peligro la supervivencia de la tierra firme. Por esta cuestión, desde hace una década, el Instituto Seasteading nació para poder colonizar el mar, es decir, poder crear ciudades flotantes que funcionaran como naciones independientes.

Desde 2008 llevan intentado engatusar a muchos gobiernos con esta idea que parece descabellada, y no es hasta ahora, que la institución está viendo como sus ideales pueden ser realidad. Sucede que los continuos cambios ambientales y sociales a los que se ha sometido el mundo, han impulsado esta idea que a principios de año logró que el gobierno de la Polinesia Francesa accediera a que la institución sin fines de lucros con sede en San Francisco empezara a hacer las primeras pruebas en sus aguas.

 

1111

Islas Flotantes. / Instituto Seasteading.

 

La construcción se encuentra en proceso y según los más optimistas miembros del proyecto, el núcleo de la ciudad flotante podría ser habitable en un par de años. Sin embargo, aunque el proyecto sea interesante y científicamente probable, inevitablemente llegarán los problemas políticos, económicos y sociales que la humanidad arrastra a todos lados. Porque ningún gobierno del mundo permitirá simplemente que de la nada emerja una nueva ciudad con gobierno y políticas propias situándose en aguas reclamadas por algún otro país.

El proyecto puede ser una respuesta contra el cambio climático y la subida del nivel del mar, pero lanzar este tipo de edificaciones, apenas empiecen a ser populares, harán que muchos países –especialmente populistas- miren con malos ojos el surgimiento de estas ciudades-estado.

Joe Quirk, presidente del Instituto Seasteading ya explicó a The New York Times que estas ciudades son una oportunidad para cientos que no están complacidos con las políticas de su país. “Los gobiernos simplemente no mejoran”, señaló Quirk. “Están atascados en los siglos pasados. Eso se debe a que la tierra incentiva el monopolio violento para controlarla”.

 

222

Islas Flotantes. / Instituto Seasteading.

 

 

Por ahora, legalmente el Instituto trabaja en la Polinesia Francesa con la autorización del gobierno que además les ha dejado unas 40 hectáreas frente el mar para que el equipo pueda trabajar sin mayores problemas. El objetivo de Quirk y su equipo es crear un conjunto de islas flotantes que podrían estar listas para 2020 en donde se incluirán casas, hoteles, oficinas y restaurantes con un valor de 60 millones de dólares.

Todas las estructuras serán ecológicas y estarán hechas de madera local, estarán recubiertas de vegetación, utilizarán fibra de bambú, plástico reciclable y metal. Y como si lo anterior ya no fuera interesante, la institución utilizará como moneda de pago las llamadas criptomonedas para poder crear estas islas flotantes que Quirk espera ver regadas por el mundo en 2050 y en donde asegura que reinará la “paz, prosperidad e innovación”. Suena a utopía ¿no? @mundiario