Buscar

Las claves para la pérdida de grasa

Cualquier objetivo que se quiera conseguir y que tenga como principal meta la de moldear el cuerpo debe tener la dieta como pilar fundamental sobre el cual sostenerse.

Las claves para la pérdida de grasa
Una mujer joven.
Una mujer joven.

Firma

Área de Publirreportajes

Área de Publirreportajes

El Área de Publirreportajes de la empresa editora de este periódico incluye artículos de autores ajenos a la Redacción de MUNDIARIO.

Cientos de artículos se han escrito sobre este tema. Unos basados en estudios y tratados médicos y otros basados en la propia experiencia de la persona que lo escribe. Sin embargo, en todos y cada uno de ellos se deja patente la necesidad de muchas personas de reducir esos centímetros que tienen de más o esos kilos que tanto les incomoda. Unos kilos y unos centímetros que, además, son especialmente rebeldes ya que se localizan en unas zonas muy concretas.

No obstante la realidad es bien distinta. Más que nada porque en ningún momento, o al menos en la inmensa mayoría de las ocasiones, hay que recurrir ni a complejos tratados médicos o nutricionales ni tampoco a la experiencia de otras personas ya que, puede ser que no nos sirva en absoluto. En consecuencia el recurso al cual se puede echar mano sin lugar a dudas es al sentido común.

Un único concepto para quemar grasa

Como no podía ser de otro modo, cuando hablamos de quemar grasa, evidentemente, estamos hablando de perder peso. Lo que se pretenden es obligar al organismo a recurrir a la grasa para poder producir la energía que necesitamos. Una grasa que en el caso que estamos exponiendo se presenta de manera excesiva.

Pues bien, como concepto básico, y realmente verídico, el concepto al cual tenemos que agarrarnos para comenzar a eliminar ese exceso de grasa que hemos ido acumulando, es el del déficit calórico. Esto no es otra cosa que agrupar por un lado las calorías que ingerimos a lo largo de un día y, por otro, agrupar las calorías que nuestro cuerpo consume a lo largo de una jornada. En dicho cómputo, para perder grasa, las calorías ingeridas tienen que ser menores. No hay otro camino posible.

Solo de ese modo el organismo, de manera inteligente y eficiente, echará mano de las reservas que tiene de grasas para producir la energía que las calorías ingeridas a través de los alimentos no le permite tener.

El pilar fundamental de la dieta

Ni que decir tiene que cualquier objetivo que se quiera conseguir y que tenga como principal meta la de moldear el cuerpo debe tener la dieta como pilar fundamental sobre el cual sostenerse. En este sentido no existe discusión ninguna.

Una dieta que, como es lógico, debe contener pocas grasas ya que precisamente lo que queremos es eliminarlas. Por el contrario, no deberíamos tener ninguna clase de temor en incrementar el consumo de proteínas o de hidratos de carbono. Lejos de lo que se pueda pensar, los hidratos de carbono no tienen porqué convertirse en grasa de ninguna de las maneras. Eso sí, por supuesto, habrá que incrementar de manera notable el consumo de frutas y verduras con el objetivo de no excedernos e las calorías que vamos a ingerir. Una ingesta de calorías en la que nunca debe aparecer, bajo ningún concepto, todo lo que tiene que ver con la bollería industrial ya que en ese caso se estaría echando por tierra todo el esfuerzo y toda la planificación que conlleva la dieta.

Unas directrices muy sencillas de seguir ya que, en resumen, únicamente se trata de llevar una dieta sana y saludable siguiendo, por ejemplo, los principios que marca la tan conocida, sobre todo en España, dieta mediterránea.

La aceleración de la quema de grasas

A partir de aquí, es decir, una vez que ya se conoce cuál es la base científica que nos va a ayudar a perder grasa, solo hay que establecer un plan de acción que permita acelerar el proceso. Esto es algo lógico y coherente ya que no son pocas las ocasiones en las que no se puede controlar de manera exacta las calorías ingeridas y consumidas.

En este caso, podemos hacer uso del deporte en general. De este modo podemos aumentar el número de calorías consumidas y acercarnos de una manera mucho más sencilla al déficit calórico. Además son tantos los accesorios con los que se puede practicar deporte de una manera más o menos atractiva, como los que podemos encontrar en Tgusta, que debería ser uno de nuestros pilares básicos para comenzar a eliminar grasa de una manera más rápida.

Por otro lado, y en este caso se debe dejar el deporte de lado, existen remedios para acabar con la grasa rebelde como es el caso de los quemadores de grasa, los cuales, no solo nos ayudan a perder peso sino que al mismo tiempo ayudan a eliminar las sustancias que le sobran al organismo. Unos productos que sin ser perjudiciales en absoluto hacen que se favorezca la eliminación de las moléculas de grasa.

Precauciones durante este proceso

De todos modos, siempre que se toma la decisión de perder peso, es muy recomendable tomar una serie de precauciones. En primer lugar porque si optamos por la práctica de un deporte, tendremos que cercioraros de que la condición física es la correcta. En segundo lugar porque si decidimos que vamos a utilizar quemadores de grasas, tendremos que llevar un control muy minucioso de la grasa que se quema.

Para el primero de los casos e independientemente de la disciplina que se haya decidido practicar, las alternativas para tratar lesiones de deportistas profesionales y amateurs son muchas. La osteopatía es una de ellas. De hecho, puede ser muy recomendable visitar un osteópata cada cierto tiempo para que garantice desde todo punto de vista nuestra forma física.

En cuando al segundo método, habrá que ser muy concienzudos en todo momento para calcular cuánta grasa se está quemando. Más que nada porque si se quema más grasa de la que se había previsto en un primer momento, puede ser que los efectos no sean los esperados. Por todo ello siempre que utilicemos este tipo de compuestos, es muy recomendable tener siempre anotado nuestro objetivo y cómo vamos avanzando hacia él a lo largo de nuestra andadura.