Buscar

Arrestan en Francia a un adolescente por parodiar a 'Charlie Hebdo'

Se trata de un estudiante de 16 años, que publicó en internet una parodia de una provocativa portada de Charlie Hebdo que se burlaba de los manifestantes de Egipto. 

Arrestan en Francia a un adolescente por parodiar a 'Charlie Hebdo'
Charlie Hebdo se burló del Corán en 2013. La semana pasada un adolescente de 16 años terminó arrestado por parodiar esa misma portada.
Charlie Hebdo se burló del Corán en 2013. La semana pasada un adolescente de 16 años terminó arrestado por parodiar esa misma portada.

Firma

Gabriel Martin

Gabriel Martin

Periodista, analista y asesor en comunicación pública y estrategias de difusión institucional. Escribe para MUNDIARIO desde Buenos Aires.

Se trata de un estudiante de 16 años, que publicó en internet una parodia de una provocativa portada de Charlie Hebdo que se burlaba de los manifestantes de Egipto. 

 

El hecho muestra cuánta hipocresía puede haber en los discursos, como los vertidos sobre la libertad de expresión, a partir de la masacre que se produjo en el ataque contra la revista Charlie Hebdo que dejó, el 7 de enero, 12 muertos de la redacción y un policía.

Los líderes mundiales y formadores de opinión se desgarraron las vestiduras, en defensa de la libertad de prensa, que consideran no debe tener límite alguno; opinión contrariada por el propio Papa Francisco que afirmó que todo tiene un límite, especialmente cuando se trata de la creencia y fe de los otros.

Pero efectivamente los límites existen. Por eso, un adolescente de Nantes, de apenas 16 años, fue arrestado el jueves 15 de enero por haber publicado en su cuenta de Facebook una parodia de una portada de Charlie Hebdo que se burlaba, en 2013, de los manifestantes egipcios masacrados en las protestas, con la leyenda "El Corán es una mierda, no detiene las balas".

La portada de Charlie Hebdo fue una de las que más furia desató enter los musulmanes, además de burlarse de la terrible tragedia que atraviesa el pueblo egipcio desde el estallido social de 2011, con epicentro en la plaza Tahrir.

Resulta entonces que cuando un adolescente hace una parodia del mismo calibre, es detenido por el borroso cargo de "apología del terrorismo".

Amnesty International emitió un comunicado alertando que bajo la imputación de l'apologie du terrorisme se produjeron 69 arrestos en Francia en una semana.

Según la ley francesa de contraterrorismo, sancionada en noviembre de 2014, las sanciones para los que inciten o defiendan al terrorismo tienen penas de entre cinco años de prisión y 45.000 euros de multa, hasta siete años y 100.000 euros si fue publicado en línea. Estos arrestos son los primeros desde la sanción de dicha ley.

 

Casos recientemente reportados en Francia pueden cruzar el umbral de que algunas expresiones pueden ser legítimamente procesados. Otras, del mismo modo ofensivas, no lo son. 

 

La incitación o defensa del terrorismo ya estaban penadas en la ley de prensa, y fue trasladada a la órbita del código criminal. 

Amnesty hace un llamado de atención ya que bajo el pretexto de "defensa del terrorismo" existe un grave riesgo de criminalizar formas de expresión, aunque sean ofensivas para muchos.

En la última semana, una jovencita de 14 años fue detenida por apología del terrorismo porque le dijo al conductor del tranvía, "Somos las hemanas Kouachi y vamos a comprar nuestras Kalashnikovs". Los Kouachi fueron quienes atacaron a Charlie Hebdo.

En Lille, tres trabajadores de una escuela fueron suspendidos por las autoridades por negarse a participar de un momento de silencio en honor de los asesinados. Los empleados justificaron su actuación diciendo que respetaban el minuto de silencio, pero que "el debate entre colegas debe darse fuera del horario de trabajo. Nada similar ocurrió con el periodista francés Philippe Tesson de la radio Europe 1 por decir que "Son los musulmanes los que trajeron esta mierda a Francia".

Luego de los atentado del 7 de enero contra la revista Charlie Hebdo, y el 9 contra el supermercado kosher, crecieron en un 110% (lo que indica la permanencia) de amenazas y ataques islamofóbicos en Francia, de los cuales 21 fueron disparos, granadas e incendios provocados contra mezquitas. Entre esos hechos se encuentra el asesinato del marroquí Mohammed El Makouli, apuñalado diecistiete veces por un vecino.