Buscar

La Antártida está ganando áreas verdes gracias al cambio climático

El calentamiento global ha contribuido para que uno de los lugares más fríos del planeta empiece a extender sus espacios verdes y gane más especies.

La Antártida está ganando áreas verdes gracias al cambio climático
Deshielo y reverdecer de la Península Antártida. / Matthew Amesbury.
Deshielo y reverdecer de la Península Antártida. / Matthew Amesbury.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La Antártida ha contado durante años con pequeños bancos de musgo que eran visualizados durante los meses más cálidos, es decir, durante los veranos. Este año, científicos de la British Antarctic Survey aseguran que la Antártida ha extendido sus áreas verdes con nuevas especies de musgo gracias al cambio climático.

Para llevar a cabo su estudio, el equipo procedió a agujerar cinco bancos distintos de musgo que se encontraban en las islas más cercanas a la Península de la Antártida. Los investigadores pudieron comprobar que los bancos se encontraban en el lugar desde hace muchos años, y que gracias a las condiciones difíciles de frío han podido conservarse como turberas; convirtiendo al musgo en un testigo biológico de los tiempos pasados.

Los bancos de musgo crecen en toda la península y según los científicos, algunos podrían tener más de 4.000 años de antigüedad. El geógrafo de la Universidad de Exeter del Reino Unido y autor principal del estudio, Matthew Amesbury, expresó que: “Hay pocos registros biológicos en la península Antártica disponibles para estudiar la respuesta ecológica al cambio climático. Algunos estudios han analizado los cambios en la distribución de las dos únicas plantas vasculares que viven allí, pero solo en unas pocas localizaciones". Ahora, con los musgos, los investigadores podrán ampliar el registro de la zona.

Las conclusiones del equipo han sido expuestas en la revista Current Biology. En la publicación, explican que antes de remontarse al pasado, querían saber qué había pasado en los tiempos más recientes. Extrajeron musgos con unos 150 años de antigüedad y encontraron que durante todo un siglo, la vida natural de la Antártida estuvo en calma, hasta que aproximadamente después de 1950 las cosas empezaron a cambiar. Durante esa época, el musgo empezó a aumentar su masa vegetal y se expandieron por la zona.

Los científicos creen que la causa del aumento de las áreas verdes es consecuencia del cambio climático. "En la segunda mitad del siglo XX, la Península Antártida fue una de las regiones del planeta donde se aceleró más el calentamiento, con aumentos de la temperatura de cerca de 0,5º por década. Durante ese mismo periodo de tiempo, nuestros resultados muestran grandes cambios, como un aumento entre cuatro y cinco veces del ritmo de crecimiento del musgo y el incremento de las poblaciones microbianas", apuntó Amesbury.

De continuar el deshielo en la Península Antártida, los autores aseguran que las áreas verdes conquistarán la zona. Además, señalan que en un principio no podrán verlo, pero al cabo de unos años y con el continuo aumento de las temperaturas, el reverdecer de uno de los lugares más fríos del planeta está a la vuelta de la esquina.

 

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.