Buscar

A dos años del atentado en Bataclan, Francia continúa cicatrizando sus heridas

Cuando parece que ya está saliendo el sol y todo estará tranquilo, regresan los demonios, los lobos solitarios y los franceses vuelven a estremecerse con miedo y operativos regados por todo el país que parecen evitar que todo parezca normal.

A dos años del atentado en Bataclan, Francia continúa cicatrizando sus heridas
Sala de conciertos Bataclan en Francia. / RR SS.
Sala de conciertos Bataclan en Francia. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Twitter: @mundiario

Sucedió en 2015 y lejos de recuperarse, Francia sigue dividida entre el miedo y la oscuridad. Aquel atentado en Bataclan hizo evidente –más que nunca- el peligro que representaba el Estado Islámico y sus lobos solitarios regados por el mundo. Poco a poco y tal como lo vaticinó Oriana Fallaci, estas personas de pensamiento extremista se han ido adentrado a la sociedad para que cuando menos lo esperemos, empiecen a asesinar a personas inocentes sin importar su nacionalidad, edad, religión o cultura. Hay un único objetivo: acabar con la vida de la mayor cantidad de personas sin importar las consecuencias.

Aquel 13 de noviembre del 2015 la sala de conciertos Bataclan fue el escenario de un tiroteo perpetrado por un hombre que aseguró que estaba asesinando en nombre de Dios y la pureza, dejando un fuerte mensaje que ha ido calando en todos los Gobiernos de Europa, dejando más que claro que la amenaza era muy real y era necesario tomar acciones. Sin embargo, a pesar de las medidas tomadas, Francia, Alemania, Reino Unido, España, Bélgica y EE UU en América han sido los blancos de atentados que se hicieron sentir con mucho temor y sorpresa.

 

 

Particularmente, Francia ha sido el objetivo preferido de los extremistas en donde todo parece haber comenzado con el atentado contra el semanario Charlie Hebdo, luego ocurrió el tiroteo en Bataclan –y otros puntos de París como el Estadio de Francia, en los restaurantes Le Petit Cambodge, Le Carillon, La Casa Nostra, La Belle Équipe y Le Comptoir Voltaire- en donde se contabilizaron 137 fallecidos, para seguir con el arrollamiento masivo en Niza que dejó unos 86 muertos. Todo esto ha logrado que el proceso de sanación de los franceses haya sido muy lento y les ha llevado mucho tiempo volver a la normalidad.

Cuando ocurrió el denominado 11-S en Nueva York, EE UU, la sociedad estadounidense tardó nueve meses en superar y aceptar la tragedia, en Francia han tardado más de un año, en gran parte, debido a los múltiples operativos lanzados por todo el país para asegurar a la población y que inevitablemente dan una sensación de intranquilidad, porque mientras las personas vean a estos centinelas día a día, sabrán que hay un peligro y por lo tanto, deben estar atentos.

A pesar de todo, al día de hoy las masas demuestran que son fuertes y hay formas de salir adelante. En Niza las personas siguen caminando por el camino Paseo de los ingleses, en Bataclan siguen celebrándose conciertos con entradas agotadas, los cafés siguen siendo frecuentados y los franceses demuestran que están atentos, pero que no por eso dejarán de vivir sus vidas. @mundiario