Buscar

El animal que puede pasar 18 minutos sin respirar

La habilidad del mamífero podría adaptarse a difíciles entornos para evitar daños neurológicos luego de un infarto.

El animal que puede pasar 18 minutos sin respirar
Ratopín, mamífero capaz de aguantar la respiración por 18 minutos. / Wikipedia.
Ratopín, mamífero capaz de aguantar la respiración por 18 minutos. / Wikipedia.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

Un estudio publicado en Science, establece que el ratopín rasurado es capaz de sobrevivir a difíciles entornos con poco oxígeno. La investigación la llevaron a cabo científicos de EE UU, Alemania y Sudáfrica; y logran establecer las características únicas de los mamíferos que podrían ser adaptadas a la humanidad.

Los investigadores probaron la resistencia de los ratopínes en ambientes con 5% de oxígeno, y pudieron observar como los animales sobrevivían hasta cinco horas sin mayores problemas. Luego, los introdujeron en cámaras sin oxígeno, en donde perdieron la consciencia luego de los 30 segundos, pero lograron sobrevivir por 18 minutos continuos, en un estado de animación suspendida y con un ritmo cardíaco que bajo de 200 latidos por minuto. Finalmente, los devolvían a un ambiente normal y se recuperaban sin ningún problema.

La falta de oxígeno puede causar el daño irreparable del corazón y del cerebro. Al observar el estado en que se encontraban los mamíferos, los investigadores comprobaron que no existía ningún daño en su organismo.  El estudio demuestra que los ratopínes pueden cambiar su metabolismo para lograr sobrevivir en ambientes con poco o nulo oxígeno.

Ahora, el equipo científico está evaluando las posibilidades que tienen las características del ratopín, recientemente descubiertas. Su objetivo es poder llevar la habilidad de los ratopín a los humanos, para poder evitar los daños cerebrales que tienen las personas cuando sufren un infarto. “Lo que queremos hacer con esta información, es ver cómo podemos utilizar la ruta metabólica de la fructosa en los ataques al corazón. Si podemos encontrar la forma de usar el sistema de la fructosa en lugar de la glucosa podremos proteger las neuronas”, explica Brigitte Browe, coautora del estudio.