Buscar

Y en eso llegó Fidel, el Comandante, y mandó a parar

Se han leído estos días muchos artículos sobre Fidel visto desde fuera, pero ¿qué piensan hoy los cubanos que viven en la isla? Según el autor, muchos piensan como Carlos Puebla.

Y en eso llegó Fidel, el Comandante, y mandó a parar
Carlos Puebla.
Carlos Puebla.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

Economista. Colaborador y analista económico de MUNDIARIO.

 

MUNDIARIO.COM: ENLACES RECOMENDADOS

>abogados en malaga

En 1898 en la guerra de España contra Estados Unidos se pierde Cuba: “La perla de la Corona Española”. La pérdida de la querida colonia produjo una profunda depresión en los ánimos de los españoles que duró lustros. Cuba logra su independencia pero pronto es dominada económicamente por terratenientes yankees del azúcar y demás empresarios.

En 1952 el corrupto general Batista da un golpe de estado. Los cubanos apenas tenían derechos en la Cuba de Batista, donde circulaba el dólar, los americanos dominaban las empresas y la mafia de Chicago se hizo cargo de los hoteles y los casinos. El caldo de cultivo estaba preparado para el estallido de la revolución.

Fidel Castro entiende que Cuba es una colonia económica de EEUU, generalmente los  cubanos ocupan los peores puestos. Fidel da el golpe revolucionario.

Fidel era hijo de un terrateniente gallego, fue educado por los jesuitas y estudió derecho en la universidad. El 1º de Enero de 1959 entra en La Habana después de la salida de Batista. Fidel decide expropiar las empresas y las tierras de terratenientes, la primera la hacienda de su padre.

La respuesta de los EE UU es imponer un bloqueo a la isla: ninguna empresa nacional (ni extranjera que quiera tener relaciones comerciales con ellos) puede establecerse o negociar con Cuba. El bloqueo sigue vigente.

La política norteamericana en América es apoyar gobiernos de dictadores como en el cono sur (Uruguay, Paraguay, Argentina) y derrocar los gobiernos progresistas como en Chile. Estados Unidos a través de la CIA planea el desembarco en Bahía de Cochinos, pero las fuerzas son derrotadas por los cubanos.

La CIA planea matar a Fidel numerosas veces. EE UU tiene alquilada la base de Guantánamo antes de la revolución, Cuba pide que desalojen, EE UU sigue pagando el alquiler ingresando el importe en una cuenta, pero los imperialistas no se van.

Fidel decide establecer relaciones con la Unión Soviética. El gobierno cubano se escora hacia el comunismo por el enorme apoyo económico de la URSS sin el cual sería imposible resistir el embargo. Los cubanos dejan de pasar hambruna, son escolarizados todos los niños hasta entonces analfabetos y la sanidad es gratuita. Los progresos en educación y sanidad son enormes y pronto Cuba envía médicos a los países del tercer mundo.

Entonces Fidel, como han hecho otros dictadores de derechas y de izquierdas, se perpetúa en el poder. Fidel Castro no supo retirarse a tiempo; no promovió elecciones libres, libertad de partidos y cambios en el sistema económico que ya era necesario hacer. Ha muerto dejando a Cuba sin los cambios necesarios.

Fidel pasa a la historia como un gran revolucionario, un liberalizador, contrario a los colonialismos del siglo XX. No se puede juzgar a Fidel sólo por lo malo de no saber marcharse y no hacer elecciones libres. Fidel fue apoyado y muy querido por el pueblo cubano. Muchos recuerdan estos días la canción “Y en eso llegó Fidel” de Carlos Puebla:

— “Aquí pensaban seguir, ganando el ciento por ciento, con casas de apartamentos y echar el pueblo a sufrir.

Y seguir de modo cruel, contra el pueblo conspirando, para seguir explotando…y en eso llegó Fidel.

Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.

 

— “Aquí pensaban seguir, tragando y tragando tierra, sin sospechar que en la Sierra, se alumbraba el porvenir.

Y seguir de modo cruel, la costumbre del delito, hacer de Cuba un garito…y en eso llegó Fidel.

Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.

 

— “Aquí pensaban seguir, diciendo que los rateros, forajidos bandoleros, asolaban al país.

Y seguir de modo cruel, con la infamia por escudo, difamando a los barbudos…y en eso llegó Fidel.

Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.

 

— “Aquí pensaban seguir, jugando a la democracia, y el pueblo en su desgracia, se acabara de morir.

Y seguir de modo cruel, sin cuidarse ni la forma, con el robo como norma…y en eso llegó Fidel.

Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar”.