Buscar

¿Está Vladimir Putin tratando de impedir que Hillary Clinton gobierne EE UU?

Las sospechas en torno a la influencia que el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, podría estar ejerciendo en el proceso electoral de los Estados Unidos, se han disparado. 

¿Está Vladimir Putin tratando de impedir que Hillary Clinton gobierne EE UU?
Donald Trump y Vladimir Putin. / RR SS
Donald Trump y Vladimir Putin. / RR SS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO.

La  potencial evidencia que señala que Rusia podría estar interviniendo de manera a veces directa, o en ocasiones más indirecta, en el proceso electoral de Estados Unidos, ha aumentado considerablemente. En el momento en el que algunos hackers hicieron públicos los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata unas horas antes de la Convención Nacional del Partido, los especialistas de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, que sigue la pista a este tipo de ataques, hallaron rastros de una intervención rusa.

Tan sólo hace unos días, se dio la intervención de la cuenta de correo electrónico del Director de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, en la cual según las pesquisas, habría involucrados ordenadores rusos también. En tales circunstancias el Gobierno de los Estados Unidos ha acusado formalmente a Rusia de interferir en su proceso eleccionario, ya que además todos los casos que han surgido hasta este momento han tenido como objetivo claro, dañar la imagen de la candidata demócrata.

¿Por qué razón intervendría Rusia en las elecciones de Estados Unidos? No podrá saberse a ciencia cierta, pero sí que puede aventurarse una hipótesis. Putin podría haberse trazado como meta estratégica el evitar que Clinton llegue a la Oficina Oval, por obvias razones, ya que un Gobierno Clinton significaría, como hasta ahora, una relación igual de tensa entre ambos países. Mientras que un Gobierno Trump, significaría una distensión política claramente favorable a los rusos, pues a pesar de que aún difuso, se ha comprobado que existe alguna especie de vínculo económico entre el Presidente ruso y el candidato republicano.  

Evitar que Clinton se electa también podría entrañar una motivación personal, ya que en el año 2011, Putin enfrentó las mayores protestas en Rusia desde el colapso de la Unión Soviética, a las que Hillary se refirió con dureza. En aquella época, y poco antes de ese año, Putin llevaba dos periodos como presidente, que es el máximo permitido por la Constitución rusa, y ya en 2008 había alternado cargos convirtiéndose en Primer Ministro, en una maniobra política que le permitía mantener el poder mientras su segundo, Dimitri Medvedev, calentaba para él la silla presidencial.

Ante el anuncio de que buscaría un tercer período al frente del Gobierno, el pueblo ruso, especialmente el de los cascos urbanos, se levantó en manifestaciones multitudinarias. A partir de ahí, el resto es historia y su Partido obtuvo una victoria aplastante en las elecciones legislativas en medio de acusaciones de fraude. 

La en ese momento Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, declaró que "el pueblo ruso, como todos los pueblos, merece elecciones justas, libres y transparentes", en lo que pareció un claro guiño a los manifestantes. Putin, que se mostró muy molesto en aquella ocasión, la acusó de alinearse con la oposición. El mismo Putin dijo por esos días en referencia a Hillary Clinton que siempre "es mejor no discutir con las mujeres", y en ese sentido, si la especulación acerca de una intervención rusa en las elecciones es verdadera, parece que Putin está trabajando a marchas forzadas para no tener que hacerlo.