Buscar

Urdangarin, 6 años y 3 meses de cárcel por el caso Nóos, y la infanta Cristina, absuelta

La Audiencia Provincial de Palma condenó a Iñaki Urdangarin por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública. Cristina de Borbón deberá pagar una multa de 265.088 euros. Para Diego Torres, ocho años y seis meses de cárcel.

Urdangarin, 6 años y 3 meses de cárcel por el caso Nóos, y la infanta Cristina, absuelta
La infanta Cristina, junto a Iñaki Urdangarin.
La infanta Cristina, junto a Iñaki Urdangarin.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

La Audiencia provincial de Palma condenó a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de cárcel y absolvió a la Infanta Cristina de Borbón, que deberá pagar una multa de 265.088 euros. Por tanto, a la infanta Cristina, la justicia le devolverá aproximadamente 372.000 euros, la diferencia entre los 587.000 euros que le reclamaba el fiscal Horrach como partícipe lucrativo de los delitos fiscales de Iñaki Urdangarin, y que ya depositó en diciembre de 2014, y los 265.088 euros que finalmente le impuso el tribunal presidido por la magistrada Samantha Romero.

Iñaki Urdangarin ha sido sentenciado por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública. Para Diego Torres, el socio de Urdangarin, la sentencia incluye ocho años y seis meses de cárcel. También tendrá pena de prisión Jaume Matas, expresidente del Gobierno de Baleares y exministro de Medio Ambiente, condenado a tres años y ocho meses.

Los siguientes acusados fueron absueltos: Miguel Tejeiro (absuelto por la retirada de la acusación), Marco Antonio Tejeiro Losada, Luis Lobón Martín, José Manuel Aguilar Colás, Jorge Vela Bargués, Elisa Maldonado Garrido, Mercedes Coghen Alber, Alfonso Grau Alonso Salvador Trinxet Llorca.

La Audiencia Provincial de Palma notificó este viernes la sentencia del caso Nóos a los 17 acusados de la trama de desvío de fondos públicos protagonizada por Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina de Borbón. La sentencia ocupa un millar de folios.

Miquel Roca, abogado de la infanta Cristina, declaró a la prensa que su cliente está "satisfecha por el reconocimiento de su inocencia"

El tribunal presidido por la magistrada Samantha Romero trabajó durante casi ocho meses para redactar uno de los fallos judiciales más esperados. Miquel Roca, abogado de la infanta Cristina, declaró a la prensa que su cliente está "satisfecha por el reconocimiento de su inocencia", pero que "sigue convencida de la inocencia de su esposo", Iñaki Urdangarin.

El fiscal había pedido 19 años y medio de prisión para Iñaki Urdangarin mientras que para la hermana del Rey había reclamado la devolución de casi 600.000 euros al considerarla partícipe lucrativo de los delitos fiscales de su esposo. Urdangarin y Cristina de Borbón apelan a su inocencia. 

El extinto sindicato Manos Limpias había pedido ocho años de cárcel para Cristina de Borbón como cooperadora necesaria. Al no condenarla a prisión, el tribunal le impuso las costas.

 

Iñaki Urdangarin. / RR SS

Iñaki Urdangarin. / RR SS

 

Cristina de Borbón esperó en Ginebra con su marido y sus cuatro hijos la sentencia del caso Nóos, según explicó Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarin. Días antes estuvo en Barcelona por motivos de trabajo. En Barcelona, sus abogados recibieron la sentencia por vía telemática. 

Según el diario El País, la hija menor de los Reyes eméritos vive su propio exilio autoimpuesto, que continuará ahora en Lisboa, adonde se trasladará con sus cuatro hijos.

La difusión de la sentencia del caso Nóos se produjo mientras los Reyes de España asistían en Madrid, junto al presidente de Hungría, János Áder, y su esposa, Anita Herczegh, a la inauguración de la exposición Obras maestras de Budapest. Del Renacimiento a las Vanguardias en el Museo Thyssen-Bornemisza.

 

La clave fiscal de la sentencia
El tribunal presidido por la magistrada Samantha Romero estima que "Diego Torres e Ignacio Urdangarin tributaron a través del Impuesto de Sociedades lo que, en realidad, eran rendimientos devengados como consecuencia de su actividad profesional". Estos rendimientos "debieron haber tributado a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, y se aplicaron deducciones a las que no tenían derecho, defraudando al erario público cantidades superiores a 120.000 euros", límite del delito fiscal.