Buscar

Un Tribunal Federal autoriza el tercer bloqueo migratorio firmado por Trump

La Justicia estadounidense ha dictado que individuos de seis países de mayoría musulmana no podrán ingresar a Estados Unidos a no ser que cuenten con un familia residente.

Un Tribunal Federal autoriza el tercer bloqueo migratorio firmado por Trump
La Casa Blanca.
La Casa Blanca.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

Un Tribunal Federal dio una bocanada de oxígeno a Donald Trump y sus discutidos y polémicos planes antimigratorios luego de que autorizara la entrada en vigor del tercer veto migratorio firmado por el presidente desde el pasado 27 de enero. Esta nueva edición de su decreto estrella restringe el acceso de visitantes extranjeros a territorio estadounidense, con la modalidad de que incluye únicamente a seis países y con la condición de que los individuos no tengan vínculos personales y/o familiares en el país.

Así, la Justicia da su bendición para que personas provenientes de Siria, Libia, Irán, Yemen, Somalia y Chad ingresen a los Estados Unidos si encuadran con el perfil del decreto presidencial. La orden ejecutiva, que había sido congelada por un tribunal de Hawái, fue firmada en septiembre y afectaba también a personas provenientes de Corea del Norte, integrantes del régimen de Venezuela y sus familiares, aunque en el caso de esos dos fueron eximidos del primer bloqueo. El argumento inicial para su bloqueo fue que se trataba de una orden discriminatoria y que el presidente, aun en todo su esplendor como pretende lucir Trump, no tiene potestad para decidir quién puede entrar al país y quién no.

Sin embargo, el Circuito Noveno de Apelaciones de San Francisco defiende que los vínculos familiares o de relaciones "formales y documentadas" con entidades locales, es decir agencias migratorias o universidades, por ejemplo, podrían ayudar a hacer una excepción.

El argumento recuerda al dictado por el Tribunal Supremo el pasado mes de junio cuando le tocó decidir sobre la legalidad del segundo veto migratorio, al cual hizo valer de forma momentánea, pero que dejó a discreción de Washington D.C. la definición de las conexiones que tuvieran los viajeros en el país. La Administración Trump fijo que la conexión debía ser "cercano" de parentesco o laboral, explica El País, y las definió específicamente como relación paternal, conyugal e incluso de hermanos residentes en el territorio estadounidense. Así, abuelos y familiares de mayor grado quedaron fuera de la lista, aunque el Supremo se echó atrás y decidió incluir también a los abuelos.

Como sea, este paso dado por el tribunal californiano es tan solo uno más de una trama que apunta a extenderse mucho más. El presidente se valió del discurso antiislámico para ganarse la gracia de sus votantes y no ha retrocedido en sus intenciones de complicar, cuando no bloquear por completo la entrada de extranjeros a Estados Unidos con el pretexto de hacerlo por el bien de su país. Para este próximo 6 de diciembre se tiene en agenda una sesión del caso en que se harán declaraciones orales. A la vez, un juez de Maryland eliminó la extensión de este tercer veto que alcanzaba a los refugiados, explica El País. La decisión de la corte de apelaciones en que va esta carpeta estará lista para el 8 de diciembre.