Buscar

Susana Díaz no da la cara por la abstención pero manda recado a través de su número dos

Mariano Rajoy guarda silencio mientras espera ser presidente con la abstención del PSOE. Unidos Podemos ya piensa en llevar a la calle su oposición al probable Gobierno del PP. Los socialistas ignoran quién será su líder y tampoco tienen clara la estrategia política de fondo.

Susana Díaz no da la cara por la abstención pero manda recado a través de su número dos
Susana Díaz.
Susana Díaz.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

La presidenta andaluza Susana Díaz sigue sin dar la cara por la abstención en la investidura de Mariano Rajoy pero ya mandó recado a través de su número dos: quieren que el PSOE se abstenga. Mientras, Mariano Rajoy guarda silencio a la espera de ser presidente precisamente con la abstención del PSOE. Y Unidos Podemos ya piensa en llevar a la calle su oposición al probable Gobierno del PP. Los socialistas ignoran quién será su líder y tampoco tienen clara la estrategia política de fondo, más allá de la sesión de investidura.

A poco más de 10 de días del probable intento de investidura del líder del PP, el movimiento de este lunes fue el más relevante de todos. Los socialistas andaluces dijeron por primera vez que los 85 diputados del partido deberían abstenerse. “A mí no me produce urticaria la palabra 'abstención'. El PSOE de Andalucía está diciendo que no se bloque la formación de gobierno si no hay alternativa”, dijo su número dos, Juan Cornejo, que también descartó fórmulas, planteadas por algunos dirigentes, como la abstención de solo 11 diputados socialistas, el mínimo necesario para permitir la reelección de Rajoy. “A mí no me gusta lo que no sea ir de frente”, añadió.

Desde la caída de Pedro Sánchez, el PSC se ha erigido en el referente del no a Mariano Rajoy, y más ahora que el PSOE andaluz ya defiende abiertamente la abstención

Si Susana Díaz encabezó el motín de los críticos, Miquel Iceta fue uno de los paladines de la defensa numantina de Pedro Sánchez, objeto de una especie de golpe interno. Según El Periódico de Catalunya, desde la caída del secretario general, el PSC se ha erigido en el referente del no a Mariano Rajoy, y más ahora que el PSOE andaluz ya defiende abiertamente la abstención. Así se lo hará saber Iceta al presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, en una reunión que mantendrán esta semana.

Los pronunciamientos de los socialistas culminarán el domingo con una votación en el comité federal en el que habrá división, aunque el diario El País ya dice que el sí a la abstención está asegurado.

El 20-D los socialistas obtuvieron 90 diputados, 20 menos que en 2011, y el 26-J empeoraron sus registros y se quedaron en 85 parlamentarios. Siete de ellos son del PSC.