Buscar

Los socialdemócratas alemanes acceden a negociar con Merkel y evitar nuevas elecciones

"No tenemos que gobernar a cualquier precio. Pero tampoco tenemos que rehusarnos a gobernar a cualquier precio", señaló el líder del partido SPD, Martin Schulz.

Los socialdemócratas alemanes acceden a negociar con Merkel y evitar nuevas elecciones
Martin Schulz, político alemán; y Angela Merkel, canciller de Alemania. / sbs.com.au
Martin Schulz, político alemán; y Angela Merkel, canciller de Alemania. / sbs.com.au

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

Periodista venezolana licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La política alemana comienza a retomar su rumbo. Angela Merkel ve la luz al final del túnel. El ala socialdemocracia ha decidido dejar de lado sus intereses de partido para abrir paso a la gobernabilidad del país. El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), ha acordado entablar negociaciones con el partido de la veterana canciller germana, en aras de la formación de un Gobierno y sin excluir de entrada la opción de formar una nueva gran coalición.

La decisión ha sido tomada en el primer día del Congreso del partido SPD, en el que, además, el bloque reafirmó con una amplia mayoría de votos el liderazgo del expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. "No tenemos que gobernar a cualquier precio. Pero tampoco tenemos que rehusarnos a gobernar a cualquier precio", señaló el dirigente ante unos 600 delegados reunidos en Berlín.

El revés en la postura del SPD figuraba como la última opción del Ejecutivo para evitar la repetición de las elecciones, y llega tras un dramático bloqueo político que había impedido que la primera economía de Europa echara a andar su nuevo Gobierno. Un mandato en minoría era otra alternativa para Merkel, pero la mayoría prefirió siempre apostar al acuerdo.

La reticencia de los socialdemócratas a reeditar una alianza como con la que gobernaban hasta ahora con el bloque conservador de Merkel ha traído pésimos resultados al partido y Schluz lo sabe, por eso, ha decidido enterrar el discurso retador para pedir un nuevo comienzo para su coalición, que ha perdido 10 millones de votos en los últimos 20 años. “Lo importante es el contenido y no la forma”, subrayó el representante. “La clave son los resultados que logremos”, añadió.

Está claro que la decisión del SPD, más allá de responder a un eco de la “responsabilidad con Alemania y con Europa”, es una evidente radiografía de un partido político en crisis. Hace algunas semanas los medios dieron a conocer que las filas del grupo alemán estaban siendo sacudidas desde su raíces, y que los fuertes encontronazos, incluso, amenazaban con dividir la coalición en dos.

En esa línea, Martin Schulz, lejos de esconder la crisis, ha preferido decantarse por la que parecer ser la mejor opción para quien se ha equivocado: bajar la cabeza, recocer los errores e intentar enderezar el camino. “Los responsables de la situación del partido no son ni Merkel, ni la gran coalición, ni el neoliberalismo, ni los medios. La responsabilidad es nuestra”, remarcó Schulz, quien también pidió perdón por su fracaso. @mundiario