Buscar

La seguridad del conjunto de España se resiente por el traslado de agentes a Cataluña

La reducción de las plantillas policiales como consecuencia del traslado de agentes a Cataluña está provocando que los delincuentes no sólo tengan más fácil operar en diversos ámbitos, sino que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dispongan de menos recursos.

La seguridad del conjunto de España se resiente por el traslado de agentes a Cataluña
La falta de agentes beneficia a los delincuentes. / RR SS.
La falta de agentes beneficia a los delincuentes. / RR SS.

Firma

Fernando Ramos

Fernando Ramos

Doctor en Derecho y en Ciencias de la Información. Profesor titular de la Universidad de Vigo. Periodista y columnista de MUNDIARIO. Es profesor invitado en diversas universidades de Europa y América. Autor de 25 libros sobre temas de Derecho de la Comunicación, Protocolo y Comunicación institucional. Está en posesión de diversos premios como periodista. El Ministerio de Defensa le otorgó la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco como historiador militar. Pertenece a diversas asociaciones profesionales y académicas de Europa y América.

El desplazamiento de policías y guardias civiles a la región catalana está repercutiendo en la seguridad del resto de España. En algunas zonas se han incrementado los asaltos a viviendas por las bandas albano-kosovares, rumanas y colombianas.. Aunque el Ministerio del Interior por ahora calla, la policía constata un incremento en otras zonas de España de la actividad de dichas bandas itinerantes como ya se ha detectado en Galicia.

Estos delincuentes buscan esencialmente oro y otros objetos de valor que de manera sistemática envían a sus países. Recientemente, fueron localizados varios envíos de ositos de peluche a Colombia rellenos de objetos de oro para pasar desapercibidos. Pero emplean otros métodos. La ausencia de agentes, sólo de Vigo están desplazados casi un centenar de los más altamente especializados, repercute en la acción directa del día a día y todo en la propia investigación de los delitos cotidianos.

Éste es uno de los aspectos de la seguridad pública que afecta al conjunto de los españoles y que deriva del envío de los refuerzos que fue necesario desplegar para responder a la rebelión de parte de Cataluña. El costo va a ser enorme económicamente, tanto por el mantenimiento de los agentes fuera de sus residencias como por el gasto del desplazamiento logístico y dietas.

El costo va a ser enorme económicamente, tanto por el mantenimiento de los agentes fuera de sus residencias como por el gasto del desplazamiento logístico y dietas

Un reciente informe de la Dirección General para combatir el crimen organizado dependiente del Ministerio del Interior rumano, afirma que el 35 por ciento de las operaciones desarrolladas por los grupos de crimen organizado a nivel internacional tienen relación con España, mientras que las operaciones llevadas a cabo por esos mismos grupos en Italia, Holanda y Gran Bretaña juntas llegan sólo al 30 por ciento. De ahí que se concluya que nuestro país es el preferido por bandas internacionales, sobre todo en determinados terrenos.

De entre todas estas bandas, la de los albano-kosovares es la más peligrosa, pero al igual que los rumanos opera de modo itinerante en toda España, pese las cíclicas detenciones de sus miembros siguen apareciendo nuevos focos, pero al contrario que los rumanos o los colombianos, no sólo roban oro, sino que arramplan con todo, incluido el utillaje doméstico que trasladan a su país.

En cuanto a los colombianos sus miembros, si bien tienen conexiones con otra forma de delincuencia están igualmente organizados, si bien en este caso, suelen ser ciudadanos que aparentan otra actividad, pero que se alistan o activan en determinados momentos donde consideran más fácil su actividad. Y al contrario que las otras bandas, se orientan al robo de oro y joyas que de manera sistemática envían a su país.

Los albano-kosovares son especialmente efectivos en el robo en las zonas rurales. Su modus operandi coincide en recorrer en vehículos distintos municipios de la provincia elegida para operar, seleccionando las casas con fácil acceso. Tras una minuciosa vigilancia, observaban los movimientos y costumbres. Aprovechando en la mayoría de casos las ausencias de los dueños, entran en los domicilios y se apoderaban de dinero y joyas. @mundiario