Buscar

¿Respaldan Rajoy y Feijóo el descaro de privatizar suelo urbano en primera línea de costa?

Todo indica que el caso de la Solana y el hotel Finisterre es un asunto feo, que en algún momento puede estallar. Para el PP, una cosa es que la fealdad se reduzca a un ariete en A Coruña y otra muy distinta que salpique a los líderes de los gobiernos de Galicia y de España. Al tiempo.

¿Respaldan Rajoy y Feijóo el descaro de privatizar suelo urbano en primera línea de costa?
El complejo en vías de privatización en A Coruña. / Google
El complejo en vías de privatización en A Coruña. / Google

Firma

José Luis Gómez

José Luis Gómez

Fundador y editor de MUNDIARIO, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro 'Cómo salir de esta'.

Enrique Losada, nombrado a dedo por el PP como presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña, pretende privatizar por poco dinero un inmenso complejo de ocio con un hotel de cinco estrellas y diversas instalaciones deportivas, levantado sobre una desaparecida playa pública, en pleno centro de la ciudad. Pudiera parecer una noticia propia de un país tercermundista pero es de un país europeo. Su pretexto es que necesita ese dinero para sanear su deuda en el Puerto, que es de unos 300 millones de euros. Curiosamente, se contenta con ingresar por semejante operación apenas un 3% de su deuda, con lo cual poco va a arreglar financieramente, pero mucho daño va a causar a un bien que es de todos los ciudadanos, es decir, algo público, ahora propiedad de la Autoridad Portuaria.

Otros políticos en sus lamentables circunstancias intentan disimular o bajan la cabeza. Enrique Losada, no. Está todo orgulloso de lo que está promoviendo, de lo que cabe suponer que se siente bien haciendo lo que hace o que su expectativa tras una operación tan descarada es alta. Es un privatizador que se jacta de serlo.

Tantas disertaciones sobre las bondades de su controvertida actuación no le han dado todavía margen para responder a varias preguntas que en algún momento deberá contestar, ya sea en una instancia política o judicial, ya que sus adversarios políticos no descartan recurrir a la Fiscalía, tras pedir responsabilidades en sede parlamentaria.

De entrada, Enrique Losada debe explicar quién está detrás de la empresa Río Mero y por qué se reúne con representantes de esta inmobiliaria madrileña si la subasta del complejo de la Solana y el hotel Finisterre no está formalmente abierta. Se supone que la nueva política del PP también manda cuidar las formas.

A propósito de la subasta, no estaría mal saber, por cierto, por qué no es pública y da pie a reuniones secretas, más propias de los tiempos de la corrupción del ladrillo que de esta etapa de transparencia y regeneración que, en teoría, abandera el partido político al que Enrique Losada se debe.

Losada podría explicar de paso por qué se han ligado ambas concesiones –un hotel de cinco estrellas y un club social y deportivo–, que son negocios distintos. ¿O se trata de que venga alguien y los haga afines y complementarios?

A tenor del llamado plan de empresa de la Autoridad Portuaria de A Coruña, no hay que descartar que estas operaciones que abandera Enrique Losada no sean las únicas que tiene en mente. ¿Está ensayando el modelo que se aplicará en los muelles de la batería y anexos?, sería otra pregunta hoy por hoy pertinente.

Enrique Losada ha sido el ariete del PP contra los alcaldes Javier Losada (PSOE) y Xulio Ferreiro (En Marea). En su día también se enfrentó –a veces de malas maneras– al socialista Fernando González Laxe, siendo éste presidente de Puertos del Estado. Ha llegado el momento de saber si Alberto Núñez Feijóo –presidente del PP de Galicia y de la Xunta– y el PP de A Coruña respaldan sus actuaciones. Tampoco estaría mal aclarar si cuenta también con el respaldo de Mariano Rajoy, como presidente del PP y jefe del Gobierno del que depende Puertos del Estado.

Todo indica que este asunto de la Solana y el hotel Finisterre es un asunto feo, que en algún momento puede estallar. Para el PP, una cosa es que la fealdad se reduzca a su ariete en A Coruña y otra muy distinta que salpique a los líderes de los gobiernos de Galicia y de España. Al tiempo. @J_L_Gomez