Buscar

Con la reforma del sistema educativo en Venezuela el gobierno busca formar a gente en la ignorancia

La reforma del sistema educativo, publicada ya en la Gaceta Oficial venezolana, es una blasfemia generalizada contra la  inteligencia y la educación científica y objetiva, que ni siquiera en la Edad Media tendría cabida, opina el autor.

Con la reforma del sistema educativo en Venezuela el gobierno busca formar a gente en la ignorancia
Rodulfo H. Pérez, ministro de Educación de Venezuela. / Youtube
Rodulfo H. Pérez, ministro de Educación de Venezuela. / Youtube

Firma

José Luis Méndez La Fuente

José Luis Méndez La Fuente

Abogado y profesor universitario. Trabajó en Petróleos de Venezuela (PDVSA). Articulista en diversos medios. Escribe en MUNDIARIO.

En una Venezuela todavía anestesiada por los efectos de una negociación, inapropiadamente llamada "dialogo", en la cual la Mesa de la Unidad Democrática entregó el derecho constitucional de todos los venezolanos de ejercer  el referéndum a cambio de nada, el gobierno de Nicolás Maduro ha vuelto a arremeter en contra del sistema educativo, siguiendo la mejor tradición de su antecesor Hugo Chávez, quien desde el año 1999 cuando arribó al poder lo intentó, a través de diferentes medidas y decretos más de una docena de veces. Nos referimos  a la reforma del sistema educativo y de pensum del bachillerato ordenado en la Resolución N° 0143 del Ministerio de Educación del 21 de noviembre del 2016, publicada en la Gaceta Oficial N° 41.044 del 2 de diciembre del 2016.

Si hacemos un poco de memoria, ya en el  primer año de gobierno de Chávez se introdujo el primer cambio en educación con varias resoluciones como la N°259 del Ministerio de Educación, cuyo objetivo fue el de reformar el contenido de las asignaturas de Ciencias Sociales dictadas en la segunda fase de la educación básica, de manera que la historia tradicional quedó convertida en una historia parcializada, donde se omiten, por ejemplo, todos los gobiernos desde 1958 hasta 1998, con el único propósito de resaltar la importancia de los movimientos cívico militares, o sea, de los golpes de estado, para decirlo de manera más cruda, en la caída de la “cuarta república” producto del pacto de Punto Fijo y ,por supuesto,  la llegada de Chávez  al poder, eventos que junto a otras fechas patrias del chavismo, fueron recogidas y exaltadas en un calendario escolar editado por el Ministerio  de Educación en el 2005. También la  Resolución 134, famosa por  establecer  la educación premilitar en el Ciclo Diversificado, es de ese mismo año, siendo ampliada y sistematizada en el año 2011, con el Plan Integral de Educación Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, oficializado en la Resolución N° 017621.

En el 2000 otra resolución acabó con la enseñanza de la religión en las escuelas tanto públicas como privadas. Las “Escuelas productivas para la seguridad alimentaria", aparecen en el  2003, mientras que la aparición  del texto escolar único es del año 2011. Por su parte, la Resolución N° 058, publicada en la Gaceta Oficial N° 397.068 del 16 de octubre del  2012, establece la figura de los  Consejos Educativos  que sustituye a la sociedad de padres y representantes de toda la vida, en la toma de decisiones de la comunidad educativa, de la misma manera que los consejos comunales han sustituido, inconstitucionalmente, a las Juntas Parroquiales y a las Asociaciones de Vecinos en la participación  popular.

Otro cambio importante que creó gran alboroto y hasta un movimiento social en contra, fuel el introducido por el Decreto Presidencial 1011, de octubre del año 2000, al crear los Supervisores Itinerantes Nacionales, quienes sin necesidad de ser educadores profesionales o de pertenecer al escalafón docente, pues serían nombrados directamente por el Poder Ejecutivo, podían levantar informes y  rendirle cuentas directamente al Ministro de Educación. No obstante que los recurso legales introducidos fueron desechados por el Tribunal Supremo de Justicia y que el propio Chávez  afirmó que  él sería el primer supervisor y el plan se cumpliría, no lo pudo poner en práctica, ante la embestida de la sociedad civil, bajo el lema “con mis hijos no te metas”.

De modo que la Resolución N° 0143, no es un intento aislado sino cronometrado, para instaurar una educación no ideologizada, sino ideológicamente sesgada, con antecedentes en el 2006 cuando se trató de sustituir las materias  por áreas de estudio, sin éxito. Razón tienen quienes ven en esta resolución una blasfemia generalizada contra la  inteligencia y la educación científica y objetiva, que ni siquiera en la Edad Media tendría cabida. Conformar  un componente denominado básico, con áreas como memoria, territorio y ciudadanía; lengua, cultura y comunicación o ciencias naturales, para reducir en dichas áreas diferentes  materias tradicionales como lenguaje,  biología o historia,  sin saber si la física o la química tradicionales tendrán cabida, o que la historia se reducirá  a tener memoria determinados hechos, no solo es sospechoso de lo que se pretende enseñar, sino la evidencia latente de que este gobierno quiere formar gente en la ignorancia. ¿Por qué será?

Sin lugar a dudas que el régimen es astuto y no podía esperar  un mejor momento que éste, para introducir el tan ansiado “cambio revolucionario” en materia educativa. Una transformación dirigida a la búsqueda, a la formación del hombre nuevo, socialista por los cuatros costados. Solo resta esperar que el lema “con mis hijos no te metas”  se vuelva a imponer,  de una vez por todas.

 

 @xlmlf