Buscar

Puigdemont y Colau piden por carta al Rey y a Rajoy una salida para Cataluña

Proponen un referéndum pactado y denuncian una ofensiva del Estado de "represión sin precedentes". Reclaman de manera directa a Mariano Rajoy que abra la vía del diálogo a dos semanas del 1-O.

Puigdemont y Colau piden por carta al Rey y a Rajoy una salida para Cataluña
Ada Colau y Carles Puigdemont. / twitter
Ada Colau y Carles Puigdemont. / twitter

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

Analista de la actualidad. Escribe en MUNDIARIO.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont; el vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, enviaron una carta conjunta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con copia al rey Felipe VI para pactar el referéndum. En síntesis, proponen un referéndum pactado y denuncian una ofensiva del Estado de "represión sin precedentes".

La carta pide al jefe del Estado español “un llamamiento al diálogo para abordar de qué manera nos podemos poner de acuerdo para que los catalanes celebremos el referéndum". También plantea "un diálogo abierto y sin condiciones" y "un diálogo político, desde la legitimidad que cada uno representa, para hacer posible lo que en democracia nunca es problema ni todavía menos un delito: escuchar la voz de la ciudadanía".

En la misiva, los líderes catalanes recuerdan al Gobierno central que existe una amplia mayoría en la sociedad de Cataluña que pide resolver el conflicto por la vía del referéndum. Reclaman de manera directa a Mariano Rajoy que abra la vía del diálogo cuando faltan poco más de dos semanas para el 1 de octubre, fecha del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.

 

División en el partido de Ada Colau

Un día después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunciase un acuerdo con el Govern de Puigdemont para que en Barcelona se pueda votar en el referéndum del 1-O, su partido ha confirmado que participará en la consulta suspendida por el Constitucional, entendiéndolo como una movilización no vinculante.

La tesis defendida por la alcaldesa se ha impuesto en la votación de la militancia de Catalunya en Comú. El sí ha recabado 2.053 apoyos (59%), pero los 1.404 votos contrarios (41%) reflejan, según El Periódico de Catalunya, la división que hay en el partido en este sentido.