Buscar

El PSOE decidirá su propio destino este domingo en su Comité Federal

Javier Fernández dice que “el PSOE está en el territorio del mal menor", ya que "ninguna opción es buena”, pero como presidente de la gestora socialista defiende la abstención ante la investidura de Mariano Rajoy.

El PSOE decidirá su propio destino este domingo en su Comité Federal
Javier Fernández. / PSOE
Javier Fernández. / PSOE

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política.

Los grandes nombres del PSOE dan por hecho que el 23 de octubre será el día en que, por fin, decidan qué desenlace le darán a la situación del partido. El debate sobre si optarán o no por la abstención ha sido insinuado por muchos de los actuales líderes de la agrupación y el llamamiento de la Comisión Gestora a un Comité Federal está al caer. El último en insinuar la convocatoria de la gran autoridad ha sido Guillermo Fernández Vara. "¿Por qué vamos a tener que votar el próximo 23 de octubre la gobernabilidad de España y no lo hicimos el 1 de octubre?", dijo en una entrevista a la cadena Ser. Por su parte, Javier Fernández dice que “el PSOE está en el territorio del mal menor", ya que "ninguna opción es buena”, pero como presidente de la gestora socialista defiende la abstención ante la investidura de Mariano Rajoy.

En las últimas semanas la presión por unas posibles terceras elecciones ha espantado a las máximas autoridades del partido y a algunos rangos menores. El partido socialista está consciente de que no puede darse el lujo de ir a unas terceras elecciones en su situación, es decir dividido, acéfalo y con la amenaza de Unidos Podemos todavía muy fuerte en los corazones de sus integrantes. Por ello, se ha utilizado la abstención como eufemismo para ese suicidio inminente de unos nuevos comicios, aunque también podría ser a a la inversa.

Ya en su momento Javier Fernández, presidente de la gestora, había avisado de que demoraría este debate lo más posible. El que lidera el partido desde la caída de Sánchez esperó a que la tempestad bajara y ahora tiene la oportunidad de convocar al federal, cinco días antes de su celebración tal y como dictan los mandamientos de los obreros. Aunque bien podría haberlo hecho de un día para otro, opción contemplada en el reglamento en función de la urgencia del mismo. Como sea, en Ferraz ya marcaron el 23 de octubre como el gran día.

Se pudo haber hecho el sábado recién pasado, tal y como se acostumbra para dejar libre el domingo, pero los comicios en Cataluña lo impidieron. Y para este sábado tampoco se podría celebrar por el compromiso de Fernández de asistir a los premios Princesa de Asturias. Así las cosas, la única fecha disponible es el domingo ya mencionado.

Con todo, el Comité Federal ya no es el bálsamo de paz que debería ser. Las amenazas de Pedro Sánchez y el PSC de romper la disciplina del voto -incluso el exsecretario podría renunciar si lo fuerzan a abstenerse- tienen en vilo a las autoridades. El no sigue estando muy fuerte en el entorno obrero y dejar que Rajoy y el Partido Popular vuelvan a gobernar es un precio muy alto por mantener la posición del partido, consideran muchos. "Si la federación o asamblea local le dice al delegado que vote mantener el rechazo a Rajoy, a ver cómo vuelven a sus respectivos territorios si cambian el voto", relata una fuente interna.

Otra opción, igualmente temida en la militancia, es que se decida que el voto sea secreto. "Las políticas nunca se votan en secreto", dijeron en su momento los opositores de Sánchez. El voto secreto permitiría mantener el beneficio de la duda ante la militancia, harta de la indecisión de sus guías espirituales.@hmorales_gt