Buscar

El PSOE baja de la nube nuevamente a Podemos por el gobierno manchego

José Luis Ábalos ha recordado que el pacto firmado en Castilla-La Mancha no debería ni dará pie a otros acuerdos como una nueva moción de censura contra Rajoy.

El PSOE baja de la nube nuevamente a Podemos por el gobierno manchego
José Luis Ábalos, dirigente del PSOE.
José Luis Ábalos, dirigente del PSOE.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

Dando un nuevo revés a las ilusiones de Podemos, José Luis Ábalos, secretario de Oganización del PSOE, ha advertido que el pacto que firmaron ambos partidos para formar Gobierno en Castilla-La Mancha "no determina en absoluto la política nacional" y ha repetido que de ninguna manera es un primer paso para una potencial potencial moción de censura promovida por ambos contra Mariano Rajoy.

Ábalos explicó a RNE que el hecho de que Podemos haya entrado a integrar un gobierno regional no quiere decir que los socialistas estén dispuestos a dejarlos entrar así como así a un potencial gobierno nacional. El dirigente hizo énfasis en que el pacto manchego se acordó en gran medida gracias a los presupuestos. El jueves, en la toma de posesión de dos de los suyos como importantes puestos del Ejecutivo en cuestión, los dirigentes morados, encabezados por Pablo Echenique, dijeron que veían esta alianza como el primer paso a futuros pactos más grandes, apuntanto éstos a la cabeza de Rajoy.

El secretario desmarcó toda similitud entre las negociaciones en Castilla-La Mancha y las que ambos equipos ya hicieron para intentar alzar a Pedro Sánchez a la jefatura de Gobierno. De hecho, enfatizó Ábalos, en estas negociaciones ni siquiera se habló sobre qué papel jugaría este acuerdo en la configuración del Gobierno, pese a que José García Molina, líder morado en la comunidad, condicionó el apoyo de los suyos a que él fuera nombrado vicepresidente, como al final pasó.

Todo sea por los presupuestos

El diputado por Valencia también justificó que este pacto se debió en gran parte a que el partido estaba dispuesto a todo con tal de "salvaguardar el cumplimiento" de los presupuestos. Posteriormente, recordó que lo ocurrido en Castilla-La Mancha ya se había visto en Baleares, donde los socialistas gobiernan con el respaldo de Compromís y MÉS. "En cada comunidad autónoma o ayuntamiento la relación con Podemos ha sido de una forma u otra, pero eso no determina la política nacional", volvió a insistir.

Así, dio el golpe definitivo a los de Pablo Iglesias, al asegurar que no ve, a día de hoy, que ambos partidos puedan presentar una moción de censura contra Rajoy en el futuro. El dirigente explicó que son los votos los que determinan una mayoría parlamentaria, "y cuando no hay una mayoría absoluta es evidente que caben todas las mayorías".

El PSOE quiere calmar los ánimos despertados por Echenique y su gente, a quienes se les subió el éxito a la cabeza muy rápido y empezaron a vender nuevos y mayores pactos a raíz de este en Castilla-La Mancha. El mismo presidente manchego, Emiliano García-Page, explicó durante la propia toma de posesión de sus nuevos funcionarios podemitas que el acuerdo para su Gobierno no determina nada a grandes rasgos. Eso sí, vale decir que García-Page nunca ha tenido reparos en ocultar sus disgustos por los coqueteos entre Sánchez e Iglesias.

 

 

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.