Buscar

¿Qué está pasando en Honduras? Te lo explicamos en 6 claves

Los resultados de las elecciones presidenciales han traído consigo una dramática crisis política y una violenta ola de protestas. El futuro del país centroamericano sigue siendo una incógnita.

¿Qué está pasando en Honduras? Te lo explicamos en 6 claves
Protestas en Honduras. / Twitter
Protestas en Honduras. / Twitter

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

Periodista venezolana licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

Los ojos del mundo están posados sobre Honduras. Dos semanas después de las elecciones presidenciales el pueblo hondureño sigue sin conocer quién llevará las riendas de la nación por los próximos cuatro años. Los comicios han traído consigo una dramática crisis política, y una violenta ola de protestas aletadas por un supuesto fraude electoral. El futuro del país centroamericano sigue siendo una incógnita. Para entender mejor el asunto, veamos 5 claves:

1. Un proceso de votación "normal"

El domingo 26 de noviembre el pueblo hondureño acudió a las urnas para elegir a su nuevo jefe de Estado. En los comicios se medían el actual presidente del país, Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, que buscaba reelegirse frente al opositor Salvador Nasralla, de la izquierdista Alianza de Oposición contra la Dictadura.

2. Los resultados que nunca llegaron

Justo en este punto se encendió la mecha del caos. Desde las cuatro de la tarde los hondureños se encontraban a la expectativa de que los medios de comunicación dieran a conocer el nombre del triunfador de las elecciones, pero, por primera vez en la historia del país, el cómputo de las papeletas escrutadas no se dio tres horas después del cierre de los centros de votación.

Las horas pasaban y la incertidumbre crecía. No fue hasta la 1:45 am que el Presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, rompió el silencio y dio la primera tendencia que colocaba a la cabeza al opositor Salvador Nasralla. Según lo expuesto por Matamoros, a esa hora y con el 57% de las boletas contadas, Nasralla, aventajaba por 5 puntos al actual mandatario.

3. Una misteriosa caída en el sistema

Después de ese primer cómputo, el silencio se prolongó por otras 36 horas, ya que una misteriosa piedra se interpuso en el camino del nuevo presidente: “un apagón informático”. Los miembros del Partido de la Alianza de Oposición, han asegurado que durante cinco horas hubo una caída parcial del sistema, pero lo que más ha llamado la atención es que cuando las labores de trabajo se reanudaron ¡Sorpresa! El vencedor ya no era Nasralla sino su contrincante Juan Orlando Hernández. La respuesta de la oposición fue tajante: hubo fraude electoral.

4. ¿Un descarado fraude electoral?  

Según reseña el portal informativo Univisión, la oposición hondureña ha asegurado que durante el tiempo en que el sistema estuvo caído dos hackers aprovecharon para insertar los conteos de las actas falsas que ahora ponen a la cabeza al Partido Nacional. El pasado lunes el TSE comunicó que, con un resultado global de 18.124 mesas electorales procesadas, que representan el 99,98 %, Hernández, obtuvo el 42,98% de los votos, mientras que Nasralla puedo hacerse con el 41,38 %.

En el otro extremo, la Alianza de Oposición ha dejado claro que con la caída del sistema se alteraron unas 5,200 actas que son las que ahora benefician a Juan Orlando Hernández.

Y a todas estas acusaciones habría que sumarle el hecho de que Hernández llegó a la carrera electoral de forma irregular, ya que la Constitución hondureña establece que los presidentes tienen prohibido buscar un segundo mandato. Sin embargo, un fallo de la Corte Suprema –controlada por el mandatario, según sus detractores- levantó la prohibición constitucional en 2015. Una medida que, por supuesto, provocó la furia de los opositores. 

5. Un pueblo enfurecido

La tesis de la oposición de que hubo fraude en las votaciones ha sido sustentada por el pueblo hondureño, que tras conocer los resultados salió a las calles para exigir al TSE un reconteo de votos o la anulación del proceso porque no confía en la transparencia del proceso. La tensión ha ido escalando con el paso de los días. El choque del pueblo con la policía hasta ahora ha dejado al menos 13 muertos, la mayoría jóvenes, según defensores de derechos humanos. Además, se han registrado fuertes disturbios en la capital y saqueos de negocios en varias ciudades del país.

Ante el dramático panorama, el Gobierno decidió decretar estado de sitio y toque de queda nocturno. Pero la crisis sigue en ascenso. Este martes cientos de policías se han revelado y han declarado que no irán contra el pueblo y que no acataran las órdenes de hacer cumplir el mandato del Gobierno que prohíbe a los hondureños estar en las calles de 6:00 pm a 6:00 am.

6. Y ahora, ¿qué sigue?

El futuro del país centroamericano sigue siendo una incógnita. El pueblo ha prometido permanecer en las calles hasta hacer valer sus derechos, mientras que los líderes de oposición han levantado la voz para exigir a la comunidad internacional que intervenga en la dramática crisis.

En esa línea, la misión de observadores de la Unión Europea ha confirmado que existe una necesidad de que se garantice la transparencia e imparcialidad el proceso, por lo que creen que la disputa está lejos de terminar. “El primer punto que nos parece importante señalar, es que (el) proceso no está concluido, han terminado los conteos especiales, pero el proceso está lejos, es decir, sigue el proceso para que los candidatos y partidos hagan sus impugnaciones y peticiones. Eso debe ser respetado por el Tribunal Supremo Electoral”, apuntó la jefa de la misión, Marisa Matias, según cita Univisión.

Lo verdaderamente cierto es que quien asuma la presidencia de Honduras deberá enfrentar un duro mandato. De entrada, el próximo jefe de Estado se enfrenta al descontento y división del pequeño país, azotado no solo por la política, sino por una latente crisis social, donde la violencia de las pandillas, la corrupción y el narcotráfico siguen siendo una asignatura pendiente en la agenda presidencial. @mundiario