Buscar

Desunión en la comunidad marroquí en España

Existe pérdida de confianza y de identificación de la población marroquí de España en y con sus representantes en Catalunya y su pésima gestión, según el análisis de este autor.

Desunión en la comunidad marroquí en España
Bandera de Marruecos. / RR SS
Bandera de Marruecos. / RR SS

Firma

Ismael el Alaui

Ismael el Alaui

Licenciado en Filología Española por la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y profesor en Alhucemas. Publicó dos poemarios: Soñaba en 2012 y Sietes en 2013. Colaborador de MUNDIARIO.

Se supone que el día 19 de noviembre estaba destinado a asistir a la manifestación organizada para expresar nuestro rechazo a la política separatista y traidora a nuestra causa que es vivir y convivir en un país unido. Era un acto donde los marroquíes de nacionalidad española y los  residentes en España hubieran podido manifestar su indignación contra la conferencia organizada por el Frente Polisario en Catalunya, pero de los más de 1.000.000 marroquíes en España y más de 400.000 en Catalunya solamente se ha presentado, y con un retraso de una hora y media de la hora fijada, la ridícula cantidad de 15 personas... al saber que el cónsul de Barcelona el Sr. Farres Yassin había hecho un llamamiento a las ONG afines a él, que tampoco se presentaron.

Este hecho si demuestra algo es la desvinculación total y vergonzosa de nuestros compatriotas en Catalunya, de un tema nacional tan importante ya que muchos de ellos son simpatizantes o afiliados a partidos nacionalistas que defienden la idea de un estado saharaui independiente.

Pero para entender este hecho, hay que señalar que, desde que el cónsul general de Barcelona el Sr. Farres Yassin y el jefe de los servicios secretos asumieron el mando en Catalunya, las cosas han ido de mal a peor; y los marroquíes españoles y residentes han ido desvinculándose de la causa saharaui sucesivamente, hasta llegar a una dejadez masiva, lo que conllevó al resultado de hoy.

Los actuales responsables citados han logrado echar a perder todos los resultados conseguidos en años anteriores, que con mucho esfuerzo y esmero, el anterior cónsul el Sr.Ghoulam y su antecesor el Sr. El Khalfi habían logrado. Pero lo peor es que Rabat sigue en su ceguera, dejándoles en estos puestos tan estratégicos, políticamente y socialmente, para toda la comunidad marroquí en Catalunya. Asumir una responsabilidad de tan gran calibre supone gestionar, atender, entender y sobre todo unir a esta comunidad, pero lo que han logrado hasta ahora es totalmente lo contrario, y eso demuestra que algo falla.

Desde aquí hacemos un llamamiento a Su Majestad el Rey Mohamed VI para interferir en esta situación y remediar, con su sabiduría, esa pérdida de confianza y de identificación de la población marroquí de España en y con sus representantes en Catalunya y su pésima gestión. Esperemos que lo del 19 de noviembre sirva de ejemplo para crear una posibilidad de cambiar la situación actual y hacer que se mejore en el bien de nuestra comunidad residente en Catalunya, y por ende, por el bien de nuestro país, Marruecos.