Buscar

El ministro de Fomento ya ganó dinero suficiente en Puertos para pagar Langosteira

Una buena razón para que el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ponga el dinero y no vuelva a aparecer por A Coruña para tomarle más el pelo al alcalde, Xulio Ferreiro, a quien metieron en el fregado de la subasta de la Solana y el hotel Finisterre.

El ministro de Fomento ya ganó dinero suficiente en Puertos para pagar Langosteira
Íñigo de la Serna Hernáiz.
Íñigo de la Serna Hernáiz.

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

Analista de la actualidad. Escribe en MUNDIARIO.

Dice el presidente del Puerto de A Coruña, Enrique Losada, que va a privatizar suelo público en primera línea marítima –nada menos que la Solana y el hotel Finisterre– porque con eso ingresará 10 millones de euros –¡diez!– para hacer frente a una deuda de más de 300 millones de euros –¡más de 300!–, lo cual sería un hazmerreír, si no fuese una broma de mal gusto por el coste que tiene para toda la ciudad.

Tan absurdo –y surrealista– es el planteamiento que se privatiza suelo del municipio de A Coruña para financiar una obra en el vecino término de Arteixo, que es donde se encuentra realmente el puerto exterior de Langosteira. Una delirante solidaridad producto del papanatismo de la Autoridad Portuaria de A Coruña, que asumió afrontar la financiación de una obra que corresponde sufragar al Estado.

El suelo público que cambia de manos entre administraciones no se subasta, sino que se cede

¿O acaso la próxima ampliación del puerto de Santander, ciudad de la que fue alcalde el ahora ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se va a financiar con la privatización de una parte del paseo de Pereda?

La solución, en realidad, es bien fácil y está muy a mano del ministro, que anda ahora presumiendo por Madrid de sus beneficios en Puertos del Estado: nada menos que 217 millones de euros en 2016. Una buena razón para que el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ponga el dinero y no vuelva a aparecer –nunca más– por A Coruña para tomarle más el pelo al alcalde, el bueno de Xulio Ferreiro, a quien metieron –hábilmente– en el fregado de la subasta de la Solana y el hotel Finisterre, cuando en realidad el suelo público que cambia de manos entre administraciones no se subasta, sino que se cede.

En la independentista Barcelona, por ejemplo, han presupuestado un nuevo acceso ferroviario al puerto por 149,8 millones, con 77,2 millones a cargo del españolista Adif. El puerto exterior de A Coruña, por cierto, no tiene ningún acceso ferroviario.

Son las curiosas maneras de pagar la lealtad constitucional al granero de votos del PP...