Buscar

Maduro intenta persuadir a los seguidores de la MUD que no salgan a votar

El presidente pudo haberse metido en un lío sin querer tras haber dicho que quien vote en las elecciones del domingo estará reconociendo la Constituyente chavista.

Maduro intenta persuadir a los seguidores de la MUD que no salgan a votar
Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela. / RRSS
Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela. / RRSS

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Economía. Twitter: @mundiario

Nicolás Maduro se ha tendido una trampa a sí mismo tras asegurar que los comicios regionales del próximo domingo en Venezuela son un auténtico reconocimiento a la Asamblea Nacional Constituyente. El presidente venezolano explicó durante el espacio televisado del segundo del sector chavista, Diosdado Cabello, que quienes ganen las gobernaciones de los 23 estados de la provincia deberán ser juramentados y subordinados por su Constituyente, la cual es desconocida por la oposición, la comunidad internacional y absolutamente todo el mundo, menos él.

"Todo el que vote el domingo estará votando por la Asamblea Nacional Constituyente, reconociendo el poder de la ANC. Todo el que salga a votar, porque es la ANC quien los convoca, quien organiza", dijo vía telefónica.

La ANC es el organismo que cuenta actualmente con las competencias legislativas de la república bolivariana tras haber despojado de las mismas a la Asamblea Nacional, que era controlada por los diputados opositores desde diciembre de 2015, pero hasta ahora apenas y ha dictado leyes. En dos meses y medio de vida, el organismo no hay legislado, tal y como el ocurrente Maduro prometió a los suyos que haría, ni tampoco se sabe que una nueva Constitución esté en proceso de redacción. El Palacio de Miraflores ha hecho pataletas para intentar convencer a la comunidad internacional que la reconozca y ha aprovechado las últimas reuniones que ha sostenido con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD, principal coalición opositora) en República Dominicana para alcanzar un acuerdo sobre su ejercicio. La asamblea cuenta solamente con diputados oficialistas.

Los comicios dominicales llegan prácticamente un año después del momento en que estaban planificadas. De acuerdo a los sondeos, la oposición ganaría con abrumadora diferencia en casi todas las gobernaciones disponibles, por lo que el chavismo, mediante el Consejo Nacional Electoral (CNE), ha emprendido una serie de medidas con el fin de evitar una nueva y humillante derrota, como la que sufrió en las legislativas de diciembre de 2015. Con este llamado al reconocimiento de la Constituyente el mandatario espera que los seguidores de la oposición opten por no votar, aunque parece que es ya muy tarde para eso, con todo y que en el país se desconfía de la autoridad electoral, es decir el CNE, por considerar que sus magistrados son parciales en todos los procesos.

El chavismo se sabe debilitado y no querido, por lo que está dispuesto a desprestigiarse a sí mismo con tal de no perder todavía más el control de la república bolivariana. Al haber avisado que votar representaba reconocer a la ANC, una victoria opositora tan apabullante como la que anticipan las encuestas representaría un paso adelante de los seguidores de la MUD y sus representantes. El chavismo se vería forzado a bendecir el nombramiento de gobernadores de derecha, algo que probablemente volvería a desatar la ira de los principales líderes del régimen y el país volvería a entrar a una nueva espiral de incertidumbre y violencia.