Buscar

Los líderes europeos hacen piña y confirman su apoyo inquebrantable a Rajoy

Angela Merkel, Jean-Claude Juncker, Donald Tusk y los principales pesos pesados del continente han confirmado que ya han tomado bando en el conflicto entre España y Cataluña.

Los líderes europeos hacen piña y confirman su apoyo inquebrantable a Rajoy
Mariano Rajoy y Angela Merkel. / Twitter.
Mariano Rajoy y Angela Merkel. / Twitter.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

Angela Merkel ha dado su bendición y apoyo a Mariano Rajoy ante la estampida independentista de Cataulña. Los dos líderes conservadores han estrechado sus nexos en los últimos días y se han comunicado telefónicamente en repetidas ocasiones a fin de tratar sobre el tema que tiene en vilo a toda España. De acuerdo a Steffen Seibert, portavoz del Ejecutivo de Alemania, die Kanzlerin la última llamada telefónica tomó lugar el pasado sábado, justo un día antes de la multitudinaria manifestación catalana a favor de la unidad de España. "En su conversación con Mariano Rajoy, la canciller ratificó su apoyo a la unidad de España y ambos discutieron posibles vías de cómo fortalecer nuevamente el diálogo interno en España en el marco de la Constitución", dijo Seibert en su rueda de prensa del lunes.

El vocero agregó que la líder del país ya había hablado "sobre la situación actual en España" con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y que para el miércoles tiene planeada una reunión con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, a fin de tratar temas "de política europea" y para iniciar desde ya los preparativos de la Cumbre de los Veintiocho, la cual se celebra el 19 y 20 de octubre en Bruselas. Tusk es otro de los líderes continentales que ha extendido su mano a Rajoy, puntualmente por la vía telefónica el pasado 2 de octubre, un día después de la consulta que agitó las aguas políticas en España.

En Bélgica no se pierde ningún detalle sobre el desafío independentista, especialmente porque puede ser el inicio de una epidemia que se extienda a otros países europeos, explica Margaritis Schinas, portavoz de la Comisión. Schinas confirmó que Juncker se puso al día con Berlín sobre muchos temas pendientes y corrientes, no solo con la intención de charlar sobre el caos de España. No obstante, sí reconoció que entre "las cuestiones de actualidad trataron brevemente la cuestión catalana", aunque se esforzó en enfatizar que aquel no fue "el elemento principal de la conversación".

Schinas reiteró que Juncker ya había dejado clara su posición respecto a Cataluña, y que de hecho lo hizo a nombre de la Unión Europea también, así como por el colegio de comisarios y el vicepresidente primero de la UE durante el debate que se celebró en la Eurocámara el miércoles de la semana pasada. El club continental explica que su único interlocutor válido para solucionar esta situación es el presidente del Gobierno español, al que tan solo se limita a pedirle que no vuelva a proceder violentamente como el 1 de octubre, una jornada que dejó en estado de schock a los líderes de muchos países.

Pero Merkel y Juncker no son los únicos que se han amontonado en torno al líder popular. Emmanuel Macron, presidente de Francia, charló con él el pasado viernes, y recibió también la bendición del Elíseo.

Madrid ha quedado más que encantada por el proceder de las instituciones europeas y de los grandes aliados continentales, quienes han hecho piña y han comunicado su apoyo hacia esta causa. La estrategia del Gobierno español no cambia. Rajoy espera que los distintos portavoces de cada jefe de Gobierno confirmen en sus respectivos países que ya se han puesto en contacto con él para darle la palmadita en la espalda en este desafío, que para este martes subirá de tono con la presentación de Carles Puigdemont en el Parlamento catalán, en el que se espera que declare la independencia.