Buscar

Ignacio González y lo que diga Mariano Rajoy

Pero Rajoy es Rajoy y por no poner, no pondrá ni el grito en el cielo. “Señoría, pues depende”, dirá a más decir. ¿Qué se apuestan?

Ignacio González y lo que diga Mariano Rajoy
Ignacio González. / rtve.es
Ignacio González. / rtve.es

Firma

Rogelio Rodríguez

Rogelio Rodríguez

Ha sido director de la revista MAS, del diario Ya y, durante catorce años, de Colpisa, agencia de información general del grupo Vocento. Es también analista político y autor de la novela El trompetista de jazz. Columnista de MUNDIARIO.

Conocí a Ignacio González, el hoy detenido ex presidente de la Comunidad de Madrid, cuando era secretario de Estado de Inmigración en el Ministerio de Interior que encabezaba Ángel Acebes. Fue el propio Acebes quien me recomendó que lo invitara a los desayunos en off the record que habitualmente celebrábamos en la Agencia Colpisa, ya que, según su criterio, se trataba de un político muy eficaz y con una gran carrera por delante. Y la verdad es que tanto yo como los periodistas que me acompañaron en el ágape obtuvimos una imagen bastante positiva del joven personaje, principal muñidor aquellos días de 2003 de la reforma de la Ley de Extranjería, que también logró pactar con el PSOE. Su posterior dedicación a la política regional lo alejó del interés de un medio volcado en la información nacional, por lo que no volvimos a ‘darle cancha’ hasta que Esperanza Aguirre le nominó como sucesor y, sobre todo, cuando su nombre apareció en tramas de corrupción.

 ¡Que Dios le conserve la vista a Acebes, ya retirado del escenario público, y, aún más, a Esperanza Aguirre! Y las espaldas, por cuanto va surgiendo de un barro que atañe directamente a la ex presidenta, pues no en vano ella era la 'mandamás' de una tropa en la que también lucía galones de poder el hoy recluso Francisco Granados.

Todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario, pero la investigación policial y judicial ha llegado a tal punto que la inocencia de personajes como Rodrigo Rato, Bárcenas, Granados, López Viejo, González… -y la de cuantos implicados aparecen en el caso Gürtel- es ya una aguja transparente en el fétido pajar de una parte muy significativa del PP. ¡No hay manera de que la encuentren ni sus más allegados!

El propio líder del partido y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, deberá comparecer ante el juez, en su caso en calidad de testigo, lo que representa una oportunidad única para que sirva sin cortapisas a esa Justicia con la que tanto se le llena la boca. Aunque mucho me temo que de la corrupción en su partido él sea el gran desconocedor, que para eso lleva muchos años ocupado plenamente en el bien de España. Ya saben: el cornudo es el último que se entera, cuando se entera… Pero Rajoy es Rajoy y por no poner, no pondrá ni el grito en el cielo. “Señoría, pues depende”, dirá a más decir. ¿Qué se apuestan?