Buscar

El gobierno de Trump sube el tono con Irán, pero por ahora se atiene a un acuerdo

El gobierno subió la retórica sobre Irán declarando que el acuerdo internacional para frenar el programa nuclear de Teherán había fallado y que Irán sigue siendo "el principal patrocinador mundial del terrorismo".

El gobierno de Trump sube el tono con Irán, pero por ahora se atiene a un acuerdo
Rex Tillerson. / RRSS
Rex Tillerson. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La administración Trump las busca en todas partes, y esta vez lo ha hecho en Irán, país ante el que ha subido el tono de las declaraciones respecto al programa nuclear de ese país. El acuerdo nuclear firmado por la administración Obama y sus aliados "ignoró por completo todas las otras amenazas serias que plantea Irán", dijo el secretario de Estado Rex Tillerson desde la ornamentada Sala de Tratados del departamento.

El martes el secretario Tillerson, obligado por ley a informar regularmente al Congreso sobre la adhesión de Teherán al acuerdo, había afirmado que Irán está cumpliendo con el pacto que limita su programa nuclear. El miércoles, sin embargo, detalló las "provocaciones alarmantes y continuas de Irán que exportan terror y violencia, desestabilizando a más de un país a la vez", y dijo que si Irán no está controlado, "tiene el potencial de recorrer el mismo camino que Corea del Norte."

Su declaración fue la última en un tono de advertencia de la administración Trump, y con ella asegura que está dispuesto a frenar a Irán, considerando incluso reformular el acuerdo nuclear alcanzado entre su país y los socios de la Unión Europea, Rusia, y China. Pero a pesar de la retórica, varios diplomáticos y analistas dicen que no esperan que la administración se aleje del acuerdo, que tiene como objetivo impedir que Irán obtenga cualquier clase de arma nuclear.

En cambio, las duras palabras de la administración se aprecian mucho más como una advertencia a regímenes turbulentos como el de Corea del Norte, y como un esfuerzo por crear cobertura política para seguir con el acuerdo después de que la campaña del presidente Donald Trump criticara el pacto como un "acuerdo horrible". Los expertos señalan que Estados Unidos está haciendo estos movimientos en la víspera de una reunión internacional trimestral en Austria para revisar ese preciso acuerdo.