Buscar

El Gobierno gestionará las facturas de la Generalitat, que ya está de campaña para el 1-O

Madrid interviene todos los pagos de servicios esenciales y nóminas de la Generalitat, por lo que el Ministerio de Hacienda pagará directamente los servicios básicos y sueldos. El Gobierno de España da 48 horas al Govern de Carles Puigdemont para congelar todas las demás partidas presupuestarias.

El Gobierno gestionará las facturas de la Generalitat, que ya está de campaña para el 1-O
Mitin de la campaña del 1-O en Tarragona. / Twitter
Mitin de la campaña del 1-O en Tarragona. / Twitter

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

Analista de la actualidad. Escribe en MUNDIARIO.

El Gobierno de España anunció que gestionará las facturas de la Generalitat, que ya está de campaña para el 1-O mientras la tensión va en aumento en Cataluña. “¿Alguien cree que no votaremos? ¿Pero qué tipo de gente se creen que somos?”, se preguntó Carles Puigdemont en un mitin en Tarragona donde el president y Oriol Junqueras, vicepresidente, abrieron la campaña prohibida del referéndum ilegal. Tarragona fue, pues, el epicentro del sí a la independencia en un gran acto que dio el pistoletazo de salida a la campaña del si. Acudieron las primeras figuras del procés sin olvidar a las entidades que llevan años aupando y financiando el proceso soberanista.

Antes del mitin de campaña en Tarragona, el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Oriol Junqueras, anunció que el Govern dejará de remitir los justificantes de sus gastos semanalmente como venía haciendo hasta ahora. Por su parte, el ministro de Economía, Cristóbal Montoro, exigió ese listado para comprobar que la Generalitat no destinaba ni un solo euro de dinero público en la organización de la consulta suspendida por el Tribunal Constitucional.

Hacienda toma las riendas sobre las cantidades que cada mes transfiere a la Generalitat de Catluña a cuenta del sistema de financiación

El Ministerio de Hacienda toma así las riendas sobre las cantidades que cada mes transfiere a la Generalitat de Cataluña a cuenta del sistema de financiación autonómica. Esto supone que el Gobierno de España interviene todos los pagos de servicios esenciales y nóminas de la Generalitat y que Cristóbal Montoro, como ministro de Hacienda, pagará directamente los servicios básicos y sueldos. Madrid da 48 horas al Govern para congelar todas las demás partidas.

La idea de Montoro es liberar las cantidades a cuenta gotas, a medida que la Generalitat justifique para qué las necesita, en lugar de hacer la entrega mensual del montante para que el Govern de Puigdemont la administre. Pero el Gobierno de Rajoy ha entendido que cerrar el grifo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) acabaría perjudicando a los proveedores, como por ejemplo las farmacias.

Entre tanto se produjo un acuerdo entre la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para que se pueda votar el 1-O en Barcelona. Lo anunció la propia alcaldesa y añadió que no se pondrá en riesgo “ni a la institución ni a los servidores públicos”.

En Cataluña, las asociaciones de jueces invitan a los catalanes a desobedecer al Govern. El desprecio al Constitucional “no es un acto heroico sino totalitario”, indican.