Buscar

Fidel Castro no fue el primer presidente de Cuba tras la revolución, sino el tercero

Urrutia apenas gobernó y Dorticós fue una figura gris a la sombra de Fidel Castro, a cuyo proyecto revolucionario dio consistencia legal. Su misión básica era la de dar forma legal a los decretos revolucionarios.

Fidel Castro no fue el primer presidente de Cuba tras la revolución, sino el tercero
Osvaldo Corticós y Fidel Castro. / Radio Rebelde
Osvaldo Corticós y Fidel Castro. / Radio Rebelde

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

Analista de la actualidad. Escribe en MUNDIARIO.

¿Fue Fidel Castro el primer presidente de Cuba tras la revolución. No, ni tampoco el segundo. Fue el tercero, aunque en la práctica fuese él quien mandaba en la isla. Tras el triunfo de la revolución, en enero de 1959, el primer presidente de Cuba fue el juez Daniel Urrutia, cuyo consejo de ministros estaba integrado en su mayoría por políticos liberales. Su gobierno duró poco y tras su dimisión llegó a la presidencia Osvaldo Dorticós Torrado, que ejerció desde 1959 a 1975.

Osvaldo Dorticós Torrado ejerció la presidencia de Cuba hasta que una reforma de las instituciones cubanas hizo de Fidel Castro, entonces primer ministro, presidente a la vez del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros. A partir de ese año Osvaldo Dorticós Torrado conservó su puesto en el Comité Central del Partido Comunista, y posteriormente, en 1981, fue designado ministro de Justicia. Se suicidó en 1983.

El Comité Central del Partido Comunista lamentó en su día la decisión "dramática" de Dorticós, que contaba 64 años, de poner fin a una vida "valiente y fructífera". Osvaldo Dorticós sufría desde tiempo atrás una grave y dolorosa enfermedad de la columna vertebal y parece que la muerte de su esposa, María Caridad Molina, le sumió en una depresión profunda. El dirigente cubano se quitó la vida de un disparo cuando se encontraba solo en su casa.

En realidad Dorticós fue una figura gris a la sombra del líder revolucionario, Fidel Castro, a cuyo proyecto revolucionario dio consistencia legal. Su misión básica era la de dar forma legal a los decretos revolucionarios de Castro.

Raúl Castro es ahora el cuarto presidente de Cuba tras la caída del dictador Fulgencio Batista. Por su parte, Miguel Díaz-Canel es un firme aspirante para suceder a Raúl Castro. De entrada, en 2018, sería sólo sucesor en el Gobierno, ya que el hermano de Fidel Castro tiene intención de seguir al frente del Partido Comunista de Cuba, donde anida el verdadero poder, que comparte con el Ejército cubano.