Buscar

Errejón no participará en las preguntas que se le hacen al Gobierno en el Congreso

Los rumores de que Irene Montero tomará el relevo del secretario político se han fortalecido luego de que se confirmara que el segundo no tomará parte de una nueva sesión parlamentaria.

Errejón no participará en las preguntas que se le hacen al Gobierno en el Congreso
Irene Montero (izq.) e Íñigo Errejón. / Facebook.
Irene Montero (izq.) e Íñigo Errejón. / Facebook.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política.

El Consejo Ciudadano de Podemos decidirá el sábado qué lugar le dará en el nuevo mundo a Íñigo Errejón. De momento, el secretario político no participará en la próxima sesión de control al Gobierno. Según alerta el diario El País, el dirigente de Podemos no ha registrado ninguna pregunta para el Ejecutivo, en la comparecencia que éste dará el miércoles de la próxima semana, pero sí lo han hecho Pablo Iglesias y su segunda, Irene Montero. Todo lleva a pensar que se trata de un preludio del primer cambio significativo que sufrirá el partido, en el que Montero misma tomará el cargo de Errejón.

Hasta ahora, Errejón sólo había pasado de una de las audiencias al Ejecutivo, que fue justamente en la semana previa a Vistalegre 2, aunque en aquella ocasión tampoco Iglesias participó. El secretario general interrogará respecto a la corrupción, mientras que Montero lo hará sobre la violencia machista. La jefa de gabinete del partido morado participa recurrentemente en estas sesiones.

El cargo de Errejón en el Congreso se debatirá en el Consejo Ciudadano el próximo sábado. Es una posición bastante visible y relevante para la estructura de la agrupación. Errejón nunca ha ocultado su deseo de seguir en el puesto, pero Iglesias se ha mostrado evasivo cuando se le ha preguntado sobre quién tomará el cargo en esta nueva era, limitándose a insinuar que pretende "feminizar las portavocías".

Iglesias y Errejón llevan ya bastante tiempo en negociaciones tensas para imponer su voluntad en la dirección del partido. De entrada, Errejón perderá su secretaría, aunque eso se debe a que dejará de existir como tal y sus responsabilidades -análisis y estrategia política- pasarán a dos carteras distintas, aunque eso no le privará de mantenerse en la Ejecutiva. Los cercanos a Errejón ocupaban 5 de los 12 puestos de la máxima cúpula dirigencial, aunque esa cifra disminuirá de acuerdo al proyecto de Iglesias.