Buscar

Un Donald Trump soberbio a medida que crece la presión sobre su presidencia

El fiscal especial Robert Mueller se está acercando peligrosamente al epicentro del poder en la Casa Blanca, y el presidente lo sabe.

Un Donald Trump soberbio a medida que crece la presión sobre su presidencia
Donald Trump. / RRSS
Donald Trump. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La investigación ha tomado un giro serio en los últimos días, al punto de que si Robert Mueller encuentra evidencia de colusión o no, un período de tensión política es inevitable para el presidente Donald Trump.

Trump parece dispuesto a probar los límites de la convención y sus propios poderes contra el establishment legal y político que cree que conspira contra él. Cuanto mayor sea la presión, más desafiante se convertirá el presidente, incluso si lo pone en desacuerdo con su equipo legal. El presidente ha decidido que esta es una pelea política y que va a luchar en ella.

Pero la sensación de caos en torno a la Casa Blanca se está profundizando. El presidente volvió a llamar a la investigación rusa "caza de brujas" durante el fin de semana, a pesar de que ya antes había reconocido que era investigado y estaba abierto a que eso sucediera. Mientras tanto uno de sus asesores legales trató de revertir la admisión de Trump, generando contradicciones, una constante en este gobierno.

Las apuestas políticas aumentaron significativamente en los últimos días, en medio de las señales de que la investigación podría expandirse para considerar las acciones de Trump.

Los mensajes de Trump en Twitter han provocado la especulación de que podría intentar destituir a Mueller y a Rosenstein, una medida que los asesores de alto rango han aconsejado no tomar fervientemente, ya que podría provocar una crisis constitucional. Como están las cosas ahora mismo, parece que Trump está dentro de una olla de presión que arde lentamente, y el presidente está probando hasta donde aguanta el calor.

Trump y sus asesores podrían salir bien librados, pero meses de recriminaciones por delante polarizarán aún más la capital y echarán una sombra sobre su administración, que ya está luchando por la tracción después de los tumultuosos primeros cinco meses. Si Mueller decide que hay un caso en el asunto de la presunta colusión con Rusia o un encubrimiento potencial, el alboroto político será incalculable.

En el mejor de los casos, podría complicar aún más los esfuerzos de Trump para aprobar una agenda legislativa considerable y, en última instancia, sus esperanzas de una presidencia exitosa. En el peor de los casos, podría forzar a la nación a confrontar un tercer debate sobre si eliminar a un presidente electo. Las lecciones de la historia sugieren que tales traumas plantean cuestiones de legitimidad política y proceso constitucional que tienen el potencial de agriar la vida en Washington durante los años por venir.

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política