Buscar

Cuatro detalles que dejó el Congreso Federal del PSOE el fin de semana

Sus advertencias a los demás partidos, su Ejecutiva y su persecución al PP. El Congreso Federal dejó serias notas respecto al futuro del partido y la política en España.

Cuatro detalles que dejó el Congreso Federal del PSOE el fin de semana
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. / Twitter
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

Y la resurrección se consumó. Pedro Sánchez ha vuelto a entrar por la puerta grande al PSOE tras haber sido derrocado en octubre del año pasado tras una rebelión craneada por los tótems del partido y a la que se unieron diputados y militantes. El madrileño vuelve a ser el secretario general del partido socialista tras la celebración del Congreso Federal del partido este fin de semana. A continuación, cuatro conclusiones que dejó este cónclave de los rojos:

  1. La Ejecutiva, a su sabor y antojo: unió a Patxi López y a Guillermo Fernández Vara como representantes de las otras dos candidaturas que se presentaron a la jefatura de Ferraz –el primero como candidato propio y el segundo como integrante del ejército de Susana Díaz-. Sánchez había prometido una Ejecutiva que integrara a todos los aparatos del partido y, al final de cuentas, erigió a sus hombres y mujeres de confianza para liderar a la agrupación. Tras la rebelión sufrida el año pasado, Sánchez no estaba para experimentos y optó por asegurarse su posición y su cabeza de cara a los ambiciosos proyectos que emprenderá –o que ha prometido emprender-.
  2. Su mano empieza a mover montes: apenas horas después de ser consagrado como nuevo líder de los socialistas, una encuesta revelaba que el partido había recortado la distancia en intención de voto que le separaba del PP en casi la mitad. Efectivamente, el PSOE, si hubiesen hoy elecciones, llegaría a un respetable 25.3% de votos, dejando atrás el poco más del 22% obtenido en junio del año pasado. La agrupación se quedó acéfala durante meses y Sánchez no pudo haber regresado en mejor momento, es decir, con el PP pegándose tiros en los pies y con Unidos Podemos agotándose mientras corre en círculos. Eso sí, este empujón en los sondeos estrecha el margen de error que tendrá en su nuevo mandato para estar a las alturas de las expectativas.
  3. No esperará a nadie: durante su discurso del domingo, Sánchez dejó citas para todos los gustos. Llegó a llamar a Unidos Podemos y Ciudadanos para que hicieran a un lado sus diferencias y lucharan juntos por formar una mayoría alternativa al PP en el Congreso. Eso sí, les advirtió de que si no eran capaces de borrar sus vetos, que lo haría de cualquier forma por su propia cuenta.
  4. Al escrutinio de Podemos: de todos es sabido que Pablo Iglesias y los suyos se han coronado a sí mismos como los centinelas de la verdad. Por ello, el partido morado estrechará su cerco alrededor de Ferraz para vigilar que el nuevo líder socialista cumpla con las grandes promesas hechas en su campaña. Según lo que arrojen sus análisis, los de Iglesias darían otro paso al frente para la presentación de una nueva moción de censura contra el Gobierno del PP, la cual podría estar lista para antes de Navidad. Ojo, otra vez, todo dependerá de si Sánchez es capaz de cumplir sus altos estándares de legitimidad.

 

 

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.