Buscar

Así transcurrió el primer debate de cara al 21-D

La división de bloques se ha hecho evidente a lo largo de toda la discusión. Los presos y el "fracaso" del 'procés' marcaron el debate. El único punto en el que han coincidido los siete candidatos fue el de la importancia que revisten los comicios para trazar el futuro político, económico y social de Cataluña.

Así transcurrió el primer debate de cara al 21-D
Debate televisivo con los candidatos al 21D./ @JuntsXCat (Twitter)
Debate televisivo con los candidatos al 21D./ @JuntsXCat (Twitter)

Firma

Tatiana Ferrin

Tatiana Ferrin

Periodista hispano-venezolana con 10 años de experiencia en medios digitales. Ha trabajado para diarios de Venezuela y Miami (Florida, EE UU).

TVE emitió la noche del jueves el primero de los tres debates televisivos previstos de cara a las elecciones en Cataluña del 21 de diciembre. El único punto en el que han coincidido los siete candidatos que han participado en la discusión fue el de la importancia que revisten los comicios para trazar el futuro político, económico y social de esta comunidad autónoma. Nada más.

Los partidos independentistas se enfocaron en sus dirigentes presos como prueba de la "anormalidad democrática" que rodea a las elecciones, mientras que los constitucionalistas buscaron que Junts per Catalunya, Esquerra y la CUP reconocieran el "fracaso" del 'procés' catalán, reseña El Periódico. En medio estaba Xavier Domènech, de Catalunya en Comú Podem, quien no logró llevar el debate hacia asuntos más provechosos para su partido.

 

 

El primer debate televisivo contó con la moderación de Quim Barnola y a éste asistieron candidatos que repiten, como Inés Arrimadas (Cs), Miquel Iceta (PSC) y Xavier García Albiol (PP); otros que cambian el Congreso por el Parlament, como Xavier Domènech (Catalunya en Comú-Podem); la nueva apuesta de la CUP, Carles Riera; y dos representantes de las listas de Junts per Catalunya (Jordi Turull) y ERC (Roger Torrent) en ausencia de los cabezas de lista Carles Puigdemont -en Bruselas- y Oriol Junqueras -encarcelado en Estremera.

"Un abrazo muy fuerte a Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Joaquim Forn y Oriol Junqueras", ha expresado Jordi Turull (JxCat). Turull, número cuatro en la lista de JxCat, aludió en varias ocasiones a sus vivencias en prisión. Y tanto él como Roger Torrent, número dos de ERC por Girona, subrayaron que ni Carles Puigdemont ni Junqueras podían participar en el debate. Ambos llevaban lazos amarillos en solidaridad con los presos.

La mención a los encarcelados obtuvo respuestas de Arrimadas y García Albiol, destaca La Vanguardia. “No son presos políticos, este cuento no se lo cree nadie”, ha defendido la última jefa de la oposición; “España es una democracia ejemplar”, ha añadido el cabeza de lista de los populares. Roger Torrent ha corresponsabilizado a Iceta de los encarcelamientos, a lo que el candidato socialista ha contestado que “la prisión no la ha decidido un militante del PSC, la ha decidido un juez”. 

Inés Arrimadas (C's) proclamó "el fracaso del 'procés'", y, aprovechando que las últimas encuestas la colocan con opciones incluso de disputar la victoria, animó a los catalanes a abrir "una nueva etapa de diálogo y reconciliación". El socialista Miquel Iceta intentó mostrar un perfil más presidencial, pero eso no le impidió asegurar que el Govern destituido de Puigdemont había marcado un "rumbo de colisión", y que ahora se trata de recuperar el tiempo perdido para el "pacto". Sus principales propuestas son tres: "Fortalecer el autogobierno, mejorar la financiación y recuperar el prestigio de Catalunya".

 

 

Xavier García Albiol (PP) reivindicó la intervención de Mariano Rajoy en la autonomía catalana, vía artículo 155 de la Constitución. Aseguró que el presidente español "ha devuelto el sosiego a la sociedad catalana", y se encaró con Turull y Riera cuando cuestionaron que España sea un país democrático.

 

 

Las formaciones independentistas han centrado su discurso en la dura crítica al Estado. “Un Estado neofranquista, demofóbico y antidemocrático”, ha tachado Carles Riera. “Si fuera democrático, el señor Puigdemont estaría hoy sentado aquí”, ha remachado Turull. Ante ello, los partidos no independentistas han respuesto poniendo sobre la mesa las, a su juicio, consecuencias del procés. “Cataluña vive una situación dramática, necesitamos cambiar el rumbo y abrir una nueva etapa de reconciliación social a partir del seny”, ha señalado Arrimadas. “Esta pasada legislatura ha certificado el fracaso de la vía unilateral e ilegal y ha acabado con pánico económico y fractura social”, ha lamentado Iceta. 

Por otra parte, Turull ha definido las elecciones “como una segunda vuelta para reafirmar el mandato del 1-O y caminar con tres ejes de democracia, prosperidad y cohesión social”, mientras Torrent ha apostado “por seguir implementando la República”. “No tan rápido como queríamos, pero lo haremos”, ha admitido. Más lejos ha ido Riera, que ha pedido “desobedecer el golpe de estado del 155 y desarrollar la ley de Transitoriedad”.

 

 

Ante ello, Domènech ha criticado que “hasta los propios diputados independentistas han admitido que no había nada preparado, que todo fue una gran irresponsabilidad”. Iceta, Arrimadas y Albiol han pedido, cada uno con su mensaje, rectificar la vía tomada por el anterior Govern. “El 21-D nos jugamos volver atrás o pasar página, nos permite poder volver a la estabilidad”, ha sugerido el cabeza de lista del PSC. “Si ganan los mismos, harán lo mismo, y Cataluña no se lo puede permitir”, ha advertido la candidata de Cs. Mientras, García Albiol subrayaba las diferencias de gestión entre el anterior Govern y el Ejecutivo central: “El modelo de sosiego y tranquilidad del PP ante el proyecto irresponsable de Puigdemont”. @mundiario