Buscar

¡Anda qué!

Ahora, te sales de Catalunya y ya has llegado donde ibas. Un pulso ‘oratorio- verdulero’ que, lo único que consigue en las buenas personas buenas, es crear más confusión, más desdén, más ojerrizas y más tirrias.

Aeropuerto de Barcelona.
Aeropuerto de Barcelona.

Firma

Francisco R. Breijo-Márquez

Francisco R. Breijo-Márquez

Colabora con MUNDIARIO desde East Boston, Massachusetts (Estados Unidos).

¡Anda qué..!

Cuando uno decide no escribir acerca de nada ni de nadie durante un tiempo más o menos largo, al convenir tocar la teclas, lo primero que se pregunta es ¿de qué escribir que no se haya escrito? O al menos que se haya escrito un poco.

La faena y la respuesta pueden llegar a ser prácticamente imposibles.

¡Anda qué...!

Durante más de una semana, - por lo que uno lee y se nutre de lecturas opinadoras y primeras páginas comunicadoras (diarios, radio televisión, y otras)- , Venezuela no existe. ¡Bieennnn!

¡Anda qué...!

Ahora, te sales de Catalunya y ya has llegado donde ibas.

Un pulso ‘oratorio- verdulero’ que, lo único que consigue en las buenas personas buenas, es crear más confusión, más desdén, más ojerrizas y más tirrias.

¡Catalanes malos y Estado ‘protector’... junto a  todas sus viceversas., como es natural y lógico!

Tanto así que me he aprendido de memoria y carrerilla todos y cada uno de los nombres y partidos de la amada Catalunya. Esos que tanto perogruyan a similitud del Gobierno Central  (y...de los otros también).

Yo creo que algo escribí ya sobre la querida Catalunya, y mis criterios ante tantos disparates de los unos, los otros y los de acullá. Con lo que no voy a insistir en tan farragoso tema.

Quizá, lo que me ha hecho volver a desengrasar estas teclas, ha sido el cómo se ha achantado el tema Venezuela, el “Hombre que hablaba con los pajaricos”,( el cual, ni es santo y mucho menos de mi devoción) y el cómo nadie ha sabido explicarme todavía, por ejemplo, que  el ‘maldito’ opositor Leopoldo López esté en su casa detenido por bocachanclas contra el Maduro (que de madurez tiene lo que yo de arzobispo de Madagascar) y sin embargo, el Capriles ese, esté tan pancho por donde le venga en gana. Algo me huele mal del tal Capriles, porque del Maduro siempre me olió todo - no ya pestilente, que también- sino abrumantemente necio.

¿Tendrá el Capriles ese algo ‘románticamente sutil’ con el Maduro ese... y los medios sin decirnos ni mu? Yo, sospecho. Y mucho.

Creo que tengo derecho a la sospecha, aunque ya no me fío un pelo de cuales son mis derechos y cuales me pueden llevar al talego por ‘violento disidente’ con una nueva ley desconocida que consiga tal desatino.

¡Anda qué...!

Nada de Venezuela se vuelve a contar, cuando hace menos de un soplo, era noticia de primera página y en negritas.

Claro que...¡para lo que hablaban - y volverán- de Venezuela más vale callarse.

¿O es que alguien se ha atrevido a decir lo que está ocurriendo entre Venezuela y Colombia? No interesa, por lo visto.

Si yo soy colombiano- de Cúcuta, por ejemplo- y me da -por una de esas-  por comprar un elemento imprescindible y extremadamente necesario para los venezolanos a un Peso colombiano (0,00029 EUR), al cambio actual el kilo, y lo vendo - más o menos de tapadillo- por más de cien mil pesos (29 euros) a través del puente internacional Simón Bolívar, de 315 metros (eso me lo hago yo con la gorra),  a cuyo través pasa el 80% de las exportaciones procedentes de la nación colombiana con destino a la nación venezolana, pues me forro.

O sea, puro y duro contrabando a costa del hambre y necesidad de un País hermano de frontera... que lo paga.

¡Me forro y forro a mis allegados más íntimos!

Y haberlos haylos, y muchos. Alguno de estos malnacidos me los conozco de oídas y tengo sus datos, punto por punto. Aunque todavía no sea hora de contar sus nombres, apellidos y carnets- de tenerlos-.

El puente interconecta a las ciudades colombianas de San José de Cúcuta y Villa del Rosario en el Norte de Santander (Colombia) con las ciudades venezolanas de San Antonio y San Cristóbal del Estado Táchira (Venezuela). Según fuentes perfectamente informadas y consultadas por un servidor, La tasa de desempleo en Cúcuta es del 12,5%, y se cifra el trabajo informal en la ciudad en un 69,1%, ( total ná) la más alta del país.

“Informal “viene a decir sumergido; o sea que nadie se entera y que los ‘enterados ‘ lo dejan pasar - tirurí-tirurá-fiufiu, mirando a lontananza- por un puñado de dolares matuteros metidos sigilosamente en su solapa. ¡Un 60,1 por ciento de malnacidos choricetes estraperlistas!

Bueno, pues sobre dos tercios de ese 69, 1% de trabajo funesto y sin declaración alguna a ninguna Administración de Hacienda, se nos vienen a España y sus aledaños sin más sospecha que el de venir “de turismo”. ¡De turismo, dicen!

 ¡Anda qué...!

Turismo dicen. Y el turismo ese se vuelve -poco a poco y de tapadillo majadero- en economiza sumergida y prostitución encubierta.

¡Anda qué...!

¿Lo ha publicado esto algún medio medio-comunicativo? Que yo sepa no. Y son millones de euros encubiertos y ganados y engalanados en mala lid y completa mentira.

Pregunté a un buenos amigos y redactores periodísticos si me permitiría publicar un escrito que he titulado La puta "Madre Patria". Todos me dijeron que “faltaría más”.

Bien. Pues en ello estoy. Con cuidado para que no me metan en el trullo por demostrada xenofobia y atrabiliario racismo.

¡Qué xenofobia ni xenofobia!...Verdades verdaderas y punto y final! Y aquí anda un servidor para demostrarlo científicamente si lo desean.

Pero, no quiero caer en el tremendo “indecoro” en que cayó mi amigo Fernando Mora diciendo a la Riolobos - o como coño se llame- “bruja avería! Vamos que el insulto es insuperable.

 ¡Válgame dios amigo Mora...¿cómo se te ocurre, con lo bien que me cae ‘Alaska’?! Esa Riolobos ni se le acerca.

¡Anda qué...!

Seguiremos pues con Catalunya y, ya si eso, seguiré hablando de mi escrito La puta "Madre Patria".

Ya verán...ya.