Buscar

Los aliados estadounidenses no consiguen sanciones contra Rusia y Siria

Los principales aliados de Estados Unidos no lograron llegar a un acuerdo sobre nuevas sanciones contra Siria y Rusia tras el ataque químico que mató a más de 80 personas.

Los aliados estadounidenses no consiguen sanciones contra Rusia y Siria
Rex Tillerson. / RRSS
Rex Tillerson. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

Una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores del G7 rechazó un plan patrocinado por el Reino Unido para imponer sanciones específicas contra el personal militar en Rusia y Siria que habían sido "contaminados por las atroces acciones del régimen de Asad". Reino Unido esperaba fortalecer la mano del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, antes de sus conversaciones con el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, en Moscú.

En cambio, los ministros de Relaciones Exteriores dieron su respaldo a proceder con una investigación sobre el ataque a la ciudad de Khan Sheikhoun, controlada por los rebeldes, la semana pasada. Algo que llevó a Estados Unidos a lanzar un aluvión de misiles en una base aérea siria el viernes. El ministro de Relaciones Exteriores italiano, Angelino Alfano, ha dicho que, "No hay consenso sobre nuevas sanciones adicionales".

Hablando después de la reunión, Tillerson denunció el "fracaso" de Rusia para asegurar la eliminación de las armas químicas en Siria, y dijo que no había avanzado lo suficiente en las conversaciones de paz. Tillerson dijo que Rusia no había cumplido los compromisos que había asumido en 2013 para garantizar que el régimen sirio se deshiciera de las armas químicas. "Estos acuerdos estipulaban que Rusia, como garante de una Siria libre de armas químicas, localizaría, protegería y destruiría todos esos armamentos en Siria. Las existencias y su uso continuo demuestran que Rusia no ha cumplido con su responsabilidad de cumplir su compromiso de 2013", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

Tillerson fue un poco más allá y lanzó un ultimátum a Rusia. El secretario dijo que Moscú debe pensar en serio si quiere seguir siendo aliado del régimen de Asad, de Irán, y Hezbollah. "¿Es esa una alianza a largo plazo que sirve a los intereses de Rusia, o Rusia preferiría reajustarse con los Estados Unidos, con otros países occidentales, y con países del Medio Oriente que están tratando de resolver la crisis siria?", preguntaba amenazante Tillerson. 

También dijo que las conversaciones entre rusos en Astana "no produjeron mucho progreso", y añadió que tenía la esperanza de que un proceso que está en curso en Ginebra, y que trata sobre el futuro político de Siria, daría mejores frutos. "Y nuestra esperanza es que Bachar El Asad no sea parte de ese futuro".

La postura de Tillerson es clara y se distancia de la que manifestaba en una entrevista anterior. Aún así, habla de manera subliminal de remover al presidente sirio pero sin decirlo expresamente. Tampoco aclara cuándo y cómo se llevaría a cabo tal operación.