Buscar

La abstención suma mayoría en el PSOE previo al Comité Federal del domingo

Dividido y en crisis, el partido socialista al final parece que optará por abstenerse ante el miedo de unas terceras elecciones que serían un auténtico suicidio político.

La abstención suma mayoría en el PSOE previo al Comité Federal del domingo
Evento del PSOE.
Evento del PSOE.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política.

El debate del no y la abstención en el PSOE parece estar llegando por fin a tierra firme. En el mismo día en que la Comisión Gestora llamó al Comité Federal, los miembros parlamentarios del bloque socialista, en su mayoría cuando menos, han terminado por darle la razón a Javier Fernández, presidente de la gestora, en su intención de abstenerse en lugar de forzar unas terceras elecciones, una movida que sería un suicidio político vista su situación.

La gestora convocó a una sesión con los miembros de las dos cámaras y de las 30 intervenciones que hubo en la misma, tan sólo tres fueron para reforzar la idea de mantenerse en el no con todo y que eso envíe al país a las urnas por tercera vez. Eso sí, en los despachos rojos tienen claro que se abstendrán por interés propio más que porque considere que Mariano Rajoy es el elegido. "Abstenerse no es apoyar a Rajoy", aseguraron fuentes internas del partido. José Andrés Torres Mora, José Caballos, José Martínez Olmos y Francisco Menacho son algunos de los nombres más ilustres que han apoyado la opción del eufemismo de la abstención.

Tan sólo tres individuos se atrevieron a romper la tendencia de la reunión, entre ellos César Luena y Adriana Lastra, integrantes de la antigua directiva del partido. Las buenas noticias es que con todo y su recelo de abstenerse, tampoco romperían la disciplina de voto si el federal les ordena dar paso al líder del Partido Popular. La idea es decir "no a unas terceras elecciones", confesó Antonio Pradas, quien fue el encargado de llevar a Ferraz las 17 renuncias con las que Sánchez se dio de baja.

El PSC y el legado de Sánchez

Fernández ha usado un discurso un tanto dramático al llamar a los miembros del partido a cerrar filas en torno a su máxima autoridad. Sus palabras fueron dirigidas con casi total seguridad al PSC, que ha amenazado con romper la disciplina de voto si se les ordena abstenerse. La misma advertencia que los catalanes ha hecho Susana Sumelzo, presidenta aragonesa. El presidente de la gestora no quiere que España contemple -todavía más- las zanjas internas que tiene el partido en estos momentos.

Pero aparte de la división catalana, también mantiene un enfrentamiento abierto con Margarita Robles, quien llegó a ser la segunda de Sánchez. Robles es una ferviente partidaria del no es no de su caído líder. Robles no comparte el discurso de Fernández de que el partido está en ruinas y que es necesario reconstruirlo. De hecho, aseguró que, con todo y sus dilemas, los socialistas todavía tienen margen para ir a unas terceras elecciones. Quien fue fichaje exclusivo del exsecretario general no está dispuesta a ceder pese a que el entorno le presiona para eso. La semana pasada advirtió de que renunciaría a su cargo si el comité giraba la orden de abstenerse, aunque ella misma se retractó posteriormente. @hmorales_gt