Buscar

¿Por qué tomar agua previene la obesidad?

Un estudio reveló la relación intrínseca entre bajo consumo de agua y altos niveles de sobrepeso.

¿Por qué tomar agua previene la obesidad?
Botella de agua./ Pixabay
Botella de agua./ Pixabay

Firma

Tatiana Ferrin

Tatiana Ferrin

Periodista hispano-venezolana con 10 años de experiencia en medios digitales. Ha trabajado para diarios de Venezuela y Miami (Florida, EE UU).

El agua constituye más de las dos terceras partes del peso del cuerpo humano y, sin ella, las personas morirían en pocos días. Todas las células y órganos dependen del agua para su funcionamiento.

"Hay tanto interés puesto en la alimentación y en el ejercicio, pero hay muchos más factores además de la dieta y el deporte", explicó la médica Tammy Chang, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

De acuerdo a la nutricionista Cecilia Garau, "las últimas guías de alimentación indican que la cantidad mínima necesaria para hidratar al cuerpo son 8 vasos por día. Esto es para hidratar mucosas, tener una buena diuresis, para no deshidratarse, entre otras razones".

Pero, ¿podría estar relacionada la cantidad de agua que consume una persona con su peso? Un nuevo estudio publicado en los Anales de Medicina Familiar, Chang y otros colegas decidieron indagar en esta cuestión. Para ello, los investigadores utilizaron bancos de información del programa National Health and Nutrition Examination Survey, que recopila información sobre la dieta de los estadounidenses, y extrajeron datos de 9.500 adultos, que incluían sus hábitos de hidratación, reseña Infobae.

Se pudo observar que el 33 % de las personas no estaban debidamente hidratadas, y hallaron una relación entre este factor y el sobrepeso: las personas que no tomaban suficiente agua poseían mayores índices de masa corporal (IMC).

Diversas investigaciones apuntan a que el agua juega un papel muy importante en el control de peso y muestran que cuando individuos con sobrepeso toman agua antes de comer, el consumo de calorías disminuye.

Entonces, ¿cómo se logra darse cuenta de cuánto líquido hay que ingerir? En vez de seguir las recomendaciones de cierta cantidad de vasos por día, Chang asegura que la manera más confiable de ver si uno está hidratado o no es observar el color de la orina. Si es claro, casi alcanzando la tonalidad del agua, es probable que uno esté consumiendo la cantidad de agua adecuada. Sin embargo, si la orina es muy oscura, hay que aumentarla.

La médica nutricionista Mónica Katz le comentó a Infobae que "existe mucha evidencia de que beber ayuda a perder peso". Y explicó que esto se debe a diferentes mecanismos: "Beber mucha agua diluye la sangre y esto genera una respuesta de adrenalina que aumenta el gasto energético. También aumenta la dopamina, la hormona del placer, y la recompensa. Además, consumir líquidos fríos genera que el organismo necesite aumentar la temperatura corporal y esto gasta calorías extra".