Buscar

Las pestañas LED: una moda juvenil peligrosa

El último grito de la moda es decorar los ojos con luces, pero ¿qué tan caro nos puede salir el estar en onda?

Las pestañas LED: una moda juvenil peligrosa
Pestañas LED. / RR SS
Pestañas LED. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

Periodista venezolana licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

El alcance la tecnología es fascinante e increíble. Los avances en materia van mucho más allá de aparatos útiles pensados para facilitar la vida del ser humano, también hay algunos que han llegado solo para completar el estilo y la vanidad. Tal es el caso de las pestañas con luces LED, el último grito de la moda juvenil que cada día pisa más fuerte en la industria. Se han hecho populares en las discotecas y los sitios de baile. Todo el mundo quiere tener un par, pero según los expertos, esta tendencia podría afectar gravemente la visión.

Las pestañas LED funcionan de forma sencilla, al igual que cualquier otras pestañas artificiales. Sus tiras se adhieren a los párpados y tienen la particularidad de emitir luces de colores con distintos patrones, las cuales son alimentadas por una pequeña batería que se oculta dentro del cabello. Este producto comenzó a comercializarse en Asia, y debido a su éxito ya están a la venta en Europa, Estados Unidos y América Latina.

 

 

Sin embargo, los médicos han advertido que esta moda podría ser extremadamente nociva para la salud de los ojos. El doctor Naris Kitnarong, oftalmólogo del Hospital Siriraj de Bangkok, Tailandia, ha asegurado en un programa de televisión local, que la exposición tan cercana y constante a los rayos ultravioleta de luces LED puede aumentar de forma significativa el riesgo de desarrollar cataratas (opacidad parcial o total del cristalino) y degeneración macular (deterioro de la retina). Ambas enfermedades pueden tener como consecuencia la pérdida total de la visión.

Pero eso no es todo. Kitnarong advierten que las pestañas LED además podrían afectar a las personas desde el punto de vista estético, pues el calor emitido por las tiras de las luces puede producir sequedad en el ojo y esto, a su vez, aceleraría el desarrollo de las arrugas.

 

 

La polémica por la comercialización del producto ha puesto en una encrucijada a las autoridades tailandesas, quienes incluso debieron someter a consenso si permitían o no la circulación de las pestañas luminosas. Al final el cuerpo de policías decidió permitir la venta del artículo, con la condición de que este venga con instrucciones claras para la protección de los consumidores.

Los precios de este producto de moda LED van desde los 400 hasta los 5 dólares y se consiguen mayormente en tiendas online. Pero al parecer los jóvenes no se fijan en el costo más caro e irreversible de la tendencia: el de destruir su salud.

 

 

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.