Buscar

No me lo podía imaginar: cantar con la mejor orquesta de España

Nueva serie sobre la vida musical en MUNDIARIO: un repaso a las orquestas, sus músicos y cantantes, los festivales de la canción... 

No me lo podía imaginar: cantar con la mejor orquesta de España
Sito Sedes con la Orquesta Atlantic, donde debutó como cantante. / Mundiario
Sito Sedes con la Orquesta Atlantic, donde debutó como cantante. / Mundiario

Firma

Sito Sedes

Sito Sedes

Fue cantante de Los Satélites, entre otras orquestas. En Nostalxia, su último disco –en solitario pero en colaboración con Xoel López–, repasa temas que marcaron su trayectoria. Colaborador de MUNDIARIO.

La música me ha permitido muchas cosas: cantar, que es la manera de comunicar sentimientos; conocer muchos pueblos, muchísima gente, y, sobre todo, hacer amigos, amigos que cada vez que los encuentras, te hacen rebobinar la película de tu vida, con imágenes de nuestra juventud. Y ahora que debuto como colaborador de MUNDIARIO, trataré de contaros de la mejor manera como fue mi mundo en la música, a la cual estoy muy agradecido, ya que no me cansaré de decir gracias. Esta nueva serie sobre la vida musical comprenderá un repaso a las orquestas, sus músicos y cantantes, los festivales de la canción... 

Comencé a cantar en el año 1962 con dieciséis año en la orquesta Atlantic de Pontedeume (A Coruña), una orquesta muy familiar, con Raimundo, Paco y Leonardo, que eran hermanos, y los hijos de Raimundo, Amador y Pedro, por eso digo lo de familiar.

Pedro, trompetista, abandonó la música muy joven y se dedicó al futbol, triunfando en el Racing de Santander en la época gloriosa de Maguregui como entrenador, y ya más tarde se dedicó a la banca. Su hermano Amador, un gran músico, opositó a la banda de música de Infantería Marina, en Cartagena y luego Marín, donde se jubiló.

 

Actuación del cantante Sito Sedes con la orquesta Los Satélites en la TVG.

 

Tuve una parada en mi vida de dos años debido a una enfermedad pero una vez recuperado decidí seguir cantando y comenzó mi vida profesional en la orquesta Sintonía de La Coruña, de la que pasé a la orquesta Radio. Ésta pronto desapareció y la mitad de los músicos formamos el grupo Los Key. No llevaba un año cuando me llamaron para cantar con Los Satélites. ¡Dios mío! No me lo podía imaginar: cantar con la mejor orquesta de España. El día que me dijeron si quería cantar con ellos, nada más terminar la conversación lo primero que hice fue llamar a mi padre al bar de Doro, en Sillobre (A Coruña), que era donde el paraba todos los días y donde había teléfono. Fue un día que no se me olvidará nunca.

 

(Continuará.)