Buscar

Miedo a la comida: tres trastornos alimenticios que atormentan a la sociedad

En los últimos años, muchos jóvenes –especialmente mujeres- han ido desarrollando terribles problemas alimenticos que no les dejan llevar una vida normal. Lo peor es que muchos niegan tener algún tipo de problema.

Miedo a la comida: tres trastornos alimenticios que atormentan a la sociedad
Mujer preocupada por su peso. / RR SS.
Mujer preocupada por su peso. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Twitter: @mundiario

Es curioso apreciar que mientras en una muchas partes del mundo, miles pasan hambre, en otra parte hay personas que le temen a los alimentos. El segundo tipo se ha dejado seducir por el ideal de belleza y lo que ve a través de la televisión o las redes sociales, en donde es bien sabido que ser delgada es bueno, mientras que tener unos kilos de más es absolutamente malo. Así, se han desarrollado terribles trastornos que afectan a los jóvenes y no les dejan vivir de una forma tranquila.

Para que puedas identificarlos, presentamos los tres más comunes:

1. Bulimia nerviosa: sucede cuando las personas tienden a comer excesivamente, por lo que luego se sienten culpables y optan por la salida más sencilla, es decir, purgarse causándose el vómito para expulsar todo lo que han ingerido. Otros casos apuntan a que estas personas toman muchos laxantes para evitar engordar, teniendo como único objetivo ver y sentirse delgados.

2. Anorexia nerviosa: cuando la persona tiene esta enfermedad, evita a toda costa comer. Es decir, deciden perder voluntariamente peso a través de la abstinencia dejando de comer. Además, hacen ejercicio constantemente, utilizan diuréticos o laxantes.

3. Trastorno de apetito desenfrenado: es el menos conocido y sucede cuando las personas sufren de constante ansiedad, hasta que no pueden resistirse más y terminan comiendo descontroladamente cantidades de alimentos inusualmente grandes. Con esto, las personas pierden el control y no paran de comer, desarrollando un profunda depresión y aberración por el aspecto que van obteniendo a partir de la subida de peso.

Si sientes que sufres algunas de estas enfermedades, no dudes en acudir hasta el médico y tu familia. Si bien es importante no tener sobre peso, tampoco está bien ser extremadamente delgado. @mundiario