Buscar

10 razones para comer ajo cada día

Consumir ajo puede ser un hábito saludable por sus propiedades medicinales y alto valor nutritivo. La ciencia moderna ha corroborado muchos de sus maravillosos beneficios.

10 razones para comer ajo cada día
Ajos. / PIXNIO
Ajos. / PIXNIO

Firma

Tatiana Ferrin

Tatiana Ferrin

Periodista hispano-venezolana con 10 años de experiencia en medios digitales. Ha trabajado para diarios de Venezuela y Miami (Florida, EE UU).

Desde tiempos remotos, el ajo se cultiva en Grecia, Roma, la India e incluso en algunos países de Oriente. El ajo se emplea en la cocina como un saborizante natural, pero también se utiliza en la medicina naturista.

Por ello, traemos una lista de los beneficios que aporta el ajo al organismo, compartida por El Nuevo Herald:

1. Tiene potentes propiedades medicinales: a lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud. Su uso fue bien documentado por todas la grandes civilizaciones, entre las que se incluyen los egipcios, los babilonios, los griegos, los romanos y los chinos.

La mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica, machaca o se mastica un diente de ajo. Este compuesto es conocido como alicina y es el responsable del distintivo olor del ajo. La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.

2. Posee un alto valor nutritivo y muy pocas calorías: una porción de ajo de una onza (28 gramos) contiene manganeso: 23 % de la CDR; vitamina B6: 17% de la CDR; vitamina C: 15% de la CDR; selenio: 6% de la CDR; fibra: 1 gramo; cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1; pequeñas cantidades de otros nutrientes: 42 calorías, 1,8 gramos de proteína y 9 gramos de hidratos de carbono.

3. Puede ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia: la oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación. Se ha demostrado que las dosis elevadas de suplementos de ajo aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además de reducir considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión. Los efectos combinados de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las propiedades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.

Ajos. / PxHere

Ajos. / PxHere

 

4. Mejora los niveles de colesterol: los suplementos de ajo parecen reducir el colesterol total y LDL, sobre todo en aquellas personas con colesterol alto. Por el contrario, no se observan cambios en los niveles de colesterol HDL y triglicéridos.

5. Puede reducir la presión sanguínea: dosis elevadas de ajo mejoran la presión sanguínea de aquellas personas que padecen hipertensión. En algunas ocasiones, los suplementos pueden resultar tan efectivos como los medicamentos convencionales.

6. El ajo puede combatir enfermedades, incluido el resfriado común: un amplio estudio de 12 semanas reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63 % (14). La duración media de los síntomas del resfriado también disminuyó en un 70 %, desde 5 días de duración con el placebo a solo 1 día y medio con el ajo. De acuerdo con otro estudio, una dosis elevada de extracto de ajo (2,56 gramos al día) puede reducir en un 61 % el número de días de enfermedad por resfriado o gripe.

7. Ayuda a desintoxicar el cuerpo de metales pesados: un estudio ha demostrado que el ajo reduce significativamente la toxicidad de plomo y los síntomas asociados a esta.

8. Puede mejorar la salud ósea: parece que el ajo posee efectos beneficiosos en la salud ósea al incrementar los niveles de estrógeno en hembras. No obstante, es necesario realizar más estudios en seres humanos.

9. Mejora el rendimiento atlético: el ajo puede mejorar el rendimiento físico en animales de laboratorio y personas con enfermedades cardíacas. Por el contrario, no se han manifestado beneficios concluyentes en personas sanas.

10. Puede prolongar tu vida: se ha demostrado que el ajo tiene efectos beneficiosos en las causas comunes de enfermedades crónicas, por lo que tiene sentido afirmar que puede prolongar la vida.  

El ajo es un alimento fácil de incluir en tu dieta. Los expertos aseguran que la mejor manera de consumir ajo es crudo, o machacarlo y cortarlo y dejarlo durante un rato antes de añadirlo a la comida.

Si tienes un trastorno hemorrágico o estás tomando medicamentos anticoagulantes, debes consultar a tu médico antes de aumentar el consumo de ajo.