Buscar

Daisy Ridley admite que teme que su propia fama termine por consumirla

La actriz tardó mucho tiempo en acostumbarse a su nueva vida tras haber obtenido un papel en la última entrega de Star Wars.

Daisy Ridley admite que teme que su propia fama termine por consumirla
Daisy Ridley, actriz británica.
Daisy Ridley, actriz británica.

Firma

Claudia Silver

Claudia Silver

Analista de tendencias y de moda. Escribe para Sociedad en MUNDIARIO.

Alcanzar la fama gracias a un papel en una película de la dimensión de Star Wars es el sueño de muchos jóvenes actores y actrices, quienes ven en la saga estelar su trampolín perfecto para llegar a lo más alto de la industria del cine. No obstante, alcanzar ese sueño puede traer también serias consecuencias emocionales y mentales, y para prueba de ello está Daisy Ridley, quien de la noche a la mañana se convirtió en una celebridad mundial gracias a su papel de Rey en el nuevo proyecto de Disney, que estrenó su primera parte hace dos años.

"Todo me resultaba demasiado confuso. Le gente me reconocía por la calle... sigo sin saber cómo lidiar con ello. Mi piel empeoró muchísimo porque estaba muy estresada. Era una sensación agobiante. Me sentía demasiado expuesta e insegura", explica en una entrevista publicada por la revista Vogue. Ridley agrega que uno de los hechos más sorprendentes fue cuando dos fanáticos de la película fueron a buscarla a su nuevo apartamento, en donde llevaba viviendo apenas un par de días.

Ante esa presión y prácticamente acoso inesperado, Ridley buscó ayuda profesional que le indicara cómo disfrutar su nueva vida. "Tenía la sensación de que cada vez estaba haciéndome más infeliz a mí misma porque me preocupaba demasiado que alguien pudiera reconocerme. Y al final me dije: '¿Sabes qué? Quiero bailar en esta vida, no pasar por ella de puntillas", explica.

La actriz ha hecho todo por quitarse a sí misma la presión de la fama, pues de hecho ha cerrado su cuenta de Instagram para no sufrir presión mediática desde esa plataforma. Con todo, el temor de que su misma popularidad la asfixie sigue presente. "Me preocupa que las cosas que no son normales empiecen a parecérmelo. Te ayudan a recorrer los aeropuertos a toda prisa, nunca tienes que hacer colas; y consigues entradas para espectáculos que, de otra forma, no verías. Creo que es importante recordarse a uno mismo que eso no es lo normal. Aunque es complicado, porque ahora es lo normal para mí", aclara.